Cuando hablamos de salud oral se nos viene a la cabeza la pasta de dientes, el hilo dental, el cepillo, visitas al dentista…todo lo relacionado con la higiene bucal, que es imprescindible para gozar de una salud oral adecuada. Pero hay un elemento que producimos de forma natural y que también es muy importante en este aspecto: la saliva.

Contiene un 99% de agua y un 1% de elementos que ayudan a proteger los dientes y encías frente a la acción de las bacterias así como a facilitar la digestión. Ese pequeño 1% es importantísimo.

Triple efecto protector: Repara, arrastra y protege.

La saliva está compuesta por iones de calcio y de fósforo que otorgan un poder reparador frente a las agresiones de las bacterias y los ácidos que tanto desgastan el esmalte dental. Cuando fluye por la boca ‘arrastra’ los restos de alimentos y de bacterias que se adhieren a los dientes que de permanecer ahí podrían acabar generando caries.

También ayuda a controlar el PH de la boca, que se encuentra generalmente (si la salud oral es la adecuada) entre 5,6 y 7,6 y contiene anticuerpos que combaten a las bacterias nocivas para nuestra salud bucal.

Por todo ello es sumamente importante evitar la sequedad bucal, cuando se nos reseca la boca los dientes y encías se quedan desprotegidos y se vuelven más vulnerable a las amenazas externas. El alcohol es una de las bebidas que más reseca la boca como ya hemos comentado en artículos anteriores, y sumado al ph más ácido que suelen tener, las consecuencias si no cuidamos nuestra higiene tras consumir este tipo de bebidas son mayores. La actividad física también produce deshidratación en el cuerpo, por lo que las mucosas de la boca también se ven afectadas y es necesario hidratar el organismo a medida que se va haciendo deporte.

La saliva también juega un papel fundamental en la digestión, sin ella no podríamos tragar los alimentos bien, no se formaría el bolo alimenticio y nos costaría muchísimo digerirlos. Los sabores, alertar de la deshidratación y el habla también se producen, en parte, gracias a la acción de la saliva.

 

*Foto by Pereru (Own work) [CC BY-SA 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons