La formación de patologías y de bacterias en nuestra cavidad oral, en mayor parte cuando somos muy jóvenes, está predominantemente influenciada por nuestro origen genético. Según vamos desarrollándonos y envejeciendo, dicho factor hereditario disminuye sobresalientemente, y los no hereditarios, como la dieta y la higiene oral, juegan un papel más importante en la formación del microbioma oral.

Esta teoría está respaldada por el nuevo estudio dirigido por J. Craig Venter Institute, en Jolla, California. Dicho estudio se publicó en la revista Cell Host & Microbe. Investigó los microbiomas orales de gemelos idénticos y no idénticos en la infancia, aportando nuevas claves que apoyaban la teoría.

Estudio de Dr. Nelson

Karen E. Nelson, Ph.D., presidenta de la JCVI es la autora principal del estudio. Junto con sus colegas eligieron investigar a gemelos porque, dado que es probable que hayan tenido una educación muy similar. Ofrecen factores ideales de estudio. Entre dichos factores la investigación entre la controvertida relación entre la educación y la naturaleza.

El equipo de Dr. Nelson aportaron observaciones adicionales al estudio. Como que «investigaron una gran lista de niños gemelos para arrojar luz sobre las contribuciones del genotipo del hospedador y el entorno compartido temprano en la formación del microbioma oral en el contexto de la salud oral«.

La caries dental es uno de los principales problemas en el mundo actual. Un problema que además amenaza a nivel mundial. Hasta el 90 por ciento de los niños en edad escolar y casi el 100 por ciento de los adultos en todo el mundo tienen caries dentales. Hasta el 20 por ciento de los adultos de mediana edad tienen una enfermedad periodontal o de las encías grave que puede provocar la pérdida de los dientes y otros problemas de salud.

En este caso, y centrando nuestra mirada por un momento en el lugar en el que se realizó dicho estudio de investigación, Estados Unidos. Muestran que el número de  niños entre 2 y 8 años afectados por dicha bacteria supera ya el 37 por ciento. Pero además podemos afirmar que el 58 por ciento de los adolescentes sufren o han sufrido caries. Y más del 90 por ciento de los adultos la padecen.