Los daños que causa el azúcar sobre los dientes son de sobra conocidos, pero aunque parezca mentira todavía no estamos suficientemente concienciados. Eso se desprende del último informe del Servicio Nacional de Salud Inglés (NHS por sus siglas), que según sus datos más de 40.000 menores han tenido que ser intervenidos en el hospital para la extracción de algún diente debido a caries tan severas que presentaban. La media hace que se realizaran cada día 161 operaciones de este tipo en el hospital.

Los niños presentaban tal grado de cavidad en sus dientes que los dentistas locales no podían intervenirles y tuvieron que derivarlos al hospital para la extracción de la(s) pieza(s) afectada(s). Profesores del King’s College de Londres han declarado que “es una vergüenza” el número de menores que necesitan más de una extracción y ponen énfasis también en el grado en el que se encuentran las caries de los menores que sobrepasan la labor de los dentistas locales y necesiten acudir al hospital para su extracción.

Destacan que estos números deben de ser una “llamada de atención” para tomar medidas eficaces contra el consumo excesivo de azúcar. A la campaña de subir el impuesto al azúcar que el Gobierno Británico ya ha anunciado que se suma, los expertos piden más campañas de salud pública para fomentar la importancia de la salud oral y de llevar una dieta saludable reduciendo el consumo de azúcar.

El azúcar que contienen los alimentos es de lo que se nutren las bacterias responsables de las caries para generar ácidos, y estos son los que van erosionando y debilitando el esmalte dental dando lugar a las caries. Un pequeño youtuber decidió experimentar con sus propios dientes de leche caídos para comprobar el efecto de los refrescos, y grabó en vídeo los resultados. Te lo contamos en este post.

No hay que olvidarse que además de evitar alimentos y bebidas azucaradas es fundamental tener una buena higiene dental y cepillarnos al menos dos veces al día y utilizar también la seda dental.