Según un estudio dirigido por la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pittsburgh existen más probabilidades de experimentar empastes dentales fallidos en personas que consumen alcohol y tabaco. Además otro de los factores más influyentes es la genética. Dicho factor puede ayudar a los dentistas a ofrecer tratamientos más personalizados, mejorando los resultados.

Existen distintas posibilidades de fallos en los empastes. Por un lado el resurgimiento de caries en dicha cavidad y por otro el desprendimiento del empaste. En dicha investigación no se hace distinción entre las consecuencias del uso de los dos tipos de empastes actuales. Es decir, entre un empaste de amalgama tradicional o empaste de resina compuesta ante dichas problemáticas.

Revisaron los registros de la Facultad de Medicina Dental de la Universidad de Pittsburgh sobre rellenos de pacientes y tasas de fracaso. Sorprendentemente los investigadores encontraron diversos datos. En cuanto a tasas de fallo no existía diferencias entre ambos tipos de empastes tradicionales o nuevos. Cosa positiva, ya que asegura que los nuevos empastes de resina son tan eficientes como los de amalgama. Además no contienen ingredientes tóxicos. Los registros también incluyen datos sobre los estilos de vida de los pacientes y las muestras de ADN. Esto permite un examen de los factores adicionales que podrían afectar las tasas de fracaso.

ADN y LifeStyle

Centrándose en esta nueva etapa del proyecto, los datos apuntaban que los empastes comenzaban a fallar tras 2 años en personas que consumían alcohol. Dicha tasa aumentaba en fumadores. Por otro lado y en referente a la genética, encontraron una diferencia en el gen de la metaloproteinasa de la matriz (MMP2). Una enzima que se encuentra en los dientes y que se relaciona igualmente con dicha complicación. Exactamente los investigadores plantean la hipótesis de que MMP2 podría degradar la unión entre el relleno y la superficie del diente causando dicho efecto de fallo.

El estudio fue publicado por Frontiers in Medicine«Un estudio pragmático muestra que el fracaso de los rellenos dentales compuestos está genéticamente determinado. Una contribución a la discusión sobre amalgamas dentales”.