Conseguir que los niños se habitúen a realizar a diario las pautas de limpieza dental es una tarea bastante difícil, pero cuando se trata de niños con necesidades especiales la dificultad se multiplica. Estos niños, que sufren patologías como el autismo o el síndrome de down, acuden habitualmente a los médicos para tratar diversos problemas, y eso, sumado a la atención que requieren, provoca que en muchas ocasiones la atención dental quede en un segundo plano.

La mayoría de estas patologías afecta mucho a sus relaciones sociales y conductuales dificultando las tareas cotidianas del día a día, por lo que requieren que los padres estén más encima. Pero es necesario no desatender sus necesidades orales y habituarles a visitar al dentista de forma regular para evitar problemas mayores.

Los niños que sufren síndrome de down, entre otras enfermedades, suelen sufrir retrasos en la erupción de sus dientes de hasta dos años, agenesias dentales, dientes extra y malformaciones en ellos, macroglosia (tamaño de la lengua más grande de lo normal) así como deficiencias en el esmalte y problemas de maloclusión. Estas maloclusiones sumadas al apiñamiento ocasionan que los pequeños tengan muy difícil limpiar bien los dientes y sus recovecos, por lo que son muy propensos a sufrir caries y enfermedades gingivales.

El odontólogo debe de formar parte del equipo médico de los niños con necesidades especiales. Visitándolo habitualmente podrá ayudar a prevenir problemas orales graves aunque tengan mayor predisposición a ellos. Además si el pequeño conoce desde el principio a su odontólogo y establece una relación de confianza tendrá menos problemas para realizar con agrado las rutinas de higiene dental necesarias. Es importante que, por lo menos al principio, se supervise que el cepillado y el enjuague se han realizado bien y que se cepillan mínimo dos veces al día. ¿Qué mejor que aprender con el ejemplo? Si se establecen rutinas horarias para lavarse los dientes y los padres lo hacen con ellos será muchísimo más fácil que adquieran este hábito.

Cómo explicábamos en un artículo anterior existen pocos estudios que aborden en profundidad los problemas dentales de los niños con necesidades especiales, pero uno realizado por la Universidad Europea evaluó diferentes estudios y llegó a la conclusión de que estos niños requieren cuidados orales más tempranos que los demás. Según los resultados obtenidos estos niños  son más propensos a tener un estado gingival y una higiene oral más deficiente, pero en cuanto a las caries, por extraño que parezca, no hubo diferencias reseñables en comparación con el resto de niños. La atención dental temprana y una limpieza dental mucho más minuciosa son fundamentales para que la salud oral de estos niños sea la adecuada.