Cuando tenemos una caries y no es tratada o sufrimos un traumatismo que dañe parte del diente, la pulpa dental queda expuesta al ataque de las bacterias.  Recordamos que la pulpa dental es la parte sensible del interior del diente, en la que se encuentran los nervios y vasos sanguíneos. Cuando queda expuesta y las bacterias llegan a ella, la única solución es la endodoncia (tratamiento de conductos) o la extracción de la pieza afectada.

Una endodoncia consiste en eliminar la parte dañada de la pulpa (la totalidad en algunos casos) y sellar posteriormente el conducto. Al extraer la pulpa el diente queda insensibilizado, es decir, alivia los dolores, pero a costa de “matar” al diente. Aunque sea efectivo para calmar los dolores, a la larga puede ocurrir que el diente se seque (ya que se ha eliminado la pulpa con todos los vasos sanguíneos y nervios) y se rompa, y haya que recurrir a un implante.

Pero un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Tufts han elaborado un gel a base de colágeno que podría eliminar la necesidad de realizar endodoncias para este tipo de problemas. Este biomaterial, junto con la aplicación de células madre, ha logrado regenerar los tejidos del interior de los dientes para que estos vuelvan a ser totalmente funcionales.

El gel en cuestión se trata de metacrilato de gelatina (GelIMA), y en él encapsularon un grupo de células madre humanas obtenidas de la extracción de unas muelas y células endoteliales para acelerar el crecimiento de las células. Dicha mezcla se aplicó en las raíces de dientes humanos (previamente extraídos de forma ajena a este proceso). Tras ello, estas raíces se implantaron en un modelo animal durante 8 semanas.

Al pasar 2 semanas observaron que había crecido un tejido similar a la pulpa dental en el interior de las raíces. Tras 4 semanas prosiguió el crecimiento celular y se formaron vasos sanguíneos, y a las 8 semanas la pulpa dental había llenado todo el espacio con vasos sanguíneos organizados y llenos de glóbulos rojos. Todo un hallazgo.

Sin duda es un paso de gigante para la regeneración de la pulpa dental, pero los investigadores esperan estudios más en profundidad ya que este solo examinó raíces parciales y no analizó la formación de nervios en el tejido, algo importante que esperan poder analizar en un futuro con un estudio muchísimo más profundo.