La diabetes es una patología crónica que afecta a la producción de insulina del organismo haciendo que el páncreas no produzca la suficiente. Estudios recientes han ido revelado la relación que tiene dicha enfermedad con la salud bucal, especialmente con la enfermedad de las encías, más conocida como periodontitis.

Según las investigaciones los pacientes que sufren diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir periodontitis y al contrario, los pacientes con periodontitis severa tienen más probabilidades de desarrollar diabetes. Ahora un estudio holandés de la Universidad de Ámsterdam ha determinado que padecer periodontitis grave puede ser un síntoma precoz de una diabetes tipo 2 no diagnosticada, por lo que los dentistas se convierten en un actor principal en la detección de dicha enfermedad.

Para llegar a esta conclusión la investigación se valió de una muestra de 313 adultos: 109 no tenían periodontitis, 126 la padecían de forma leve y 78 de forma severa. Se midieron los niveles de hemoglobina glicosada (HbA1c) para comprobar los niveles de azúcar en sangre de los sujetos durante 2 y 3 meses. Los parámetros más altos (45mmo/l) se encontraron en los pacientes diagnosticados con una periodontitis severa, mientras que en los otros dos grupos los niveles eran de 43 y 39 mmo/l respectivamente. ¿Qué indican estos niveles de azúcar? Sabiendo estos parámetros se puede determinar si una persona sufre diabetes o una pre-diabetes. Cuando la cifra es entre39 y 47 se considera pre-diabetes, y por encima de los 48 ya es diabetes.  Entre dichos sujetos ya se había diagnosticado diabetes antes de acudir al dentista en menos de un 3% de los pacientes que en el estudio no padecían periodontitis, en un 4% para los que la padecían de forma moderada y un 8% para los que la sufrían de forma grave. Pero lo más significativo de esta investigación fueron los pacientes con una diabetes no diagnosticada: un 18% de los sujetos que padecía periodontitis grave sufría también una diabetes que no sabían que tenían mientras que en los otros dos grupos los porcentajes fueron del 8,5% y del 10%.

Los investigadores de momento afirman que es temprano para poder establecer una “causa-efecto”, pero creen que estos resultados confirman de forma bastante concluyente que la periodontitis grave puede considerarse un síntoma temprano de la diabetes y ponen el énfasis en la importancia de los dentistas a la hora de ayudar en su diagnóstico precoz.