Según las estadísticas más de 6 millones de españoles sufren diabetes, una enfermedad que se caracteriza por un aumento excesivo de los niveles de azúcar (glucosa) en sangre. La glucosa aporta energía al organismo. Pero para ello precisa de una hormona llamada insulina que la produce el páncreas. Pero cuando no la produce (diabetes tipo 1) o cuando la utiliza de manera inadecuada (diabetes tipo 2). Es cuando se producen estos trastornos metabólicos.

Investigaciones recientes han descubierto el vínculo que existe entre dicha patología y las enfermedades relacionadas con las encías ya que según los estudios realizados los pacientes con diabetes tienen una mayor incidencia de gingivitis, periodontitis y también caries. Pero esa conexión es bidireccional. Y también se ha demostrado que la periodontitis puede acelerar la resistencia a la insulina y ayudar así a desarrollar la enfermedad. Dado este vínculo entre la salud periodontal y la diabetes, la red de clínicas de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) va a poner en marcha un macroestudio pionero para desarrollar un protocolo en las clínicas dentales que evalúe situaciones de diabetes o prediabetes no diagnosticadas.

Los dentistas, piezas clave

Por la consulta del dentista pasa una gran cantidad de gente. Y dada la relación entre diabetes y salud oral. Es el lugar idóneo para intentar detectar de forma precoz este trastorno. El objetivo es evaluar a más de 1.000 pacientes, una muestra amplia para lograr resultados contundentes.

A los sujetos, además de a una evaluación rutinaria, también se les someterá a un examen periodontal. Y al cuestionario FINDRISK, con preguntas relacionadas con la edad, la dieta, antecedentes familiares… Un amplio etcétera. Con la combinación de estas pruebas se pretende establecer un patrón que identifique, desde la consulta del dentista, a las personas que tienen riesgo de padecer dicha enfermedad. Para derivarlas al médico de cabecera y ya allí les hagan pruebas más en profundidad.

Diabetes y salud oral

Los pacientes diabéticos deben cuidar mucho su salud oral ya que son más propensos a sufrir caries, en especial cuando se padece hiperglucemia. El uso del hilo dental debe ser un “must” en estos casos. Otro estudio reciente comprobó que los pacientes que sufren diabetes tienen un riesgo de 1,5 veces más de perder piezas dentales. Sus encías también son más vulnerables y tienen más probabilidades de sufrir gingivitis o periodontitis.