Esta campaña británica trata de incentivar a los padres a que se aseguren de las cantidades de azúcar que ingieren sus hijos al cabo del día. Los últimos estudios de población advirtieron que la higiene, y especialmente la alimentación, eran muy mejorables. Llegando a consumir siete terrones de azúcar diarios.

Una de las iniciativas es que los menores coman únicamente dos bocadillos saludables de 100 calorías al día. En promedio, actualmente los niños comen al menos tres bocadillos poco saludables y bebidas azucaradas diariamente. Incluso existe un tercer grupo que consume cuatro o más. Un equivalente a casi 400 galletas, 70 porciones de helado y más de 150 cajas de jugo y latas de refresco cada año. Como resultado, los niños consumen tres veces más azúcar de lo recomendado.

Alison Tedstone, PhD, nutricionista principal de PHE, ha desarrollado junto a su equipo una simple regla general para que sea más fácil para las familias ocupadas avanzar hacia una merienda más saludable. “Refrigerios de 100 calorías, dos al día como máximo”.

Entidades colaboradoras

Muchos supermercados, ya colaboradores de esta campaña promoverán dichos bocadillos saludables. Además, los padres interesados recibirán cupones de Change4Life para probar estas alternativas. Como pueden ser el pan de malta, el café con poca azúcar y bebidas sin azúcar añadido. Por su parte desde PHE advierten de 3 consejos esenciales: haga elecciones más saludables de alimentos y bebidas, visite al dentista con regularidad y cepíllese los dientes al menos dos veces al día.

«Es una campaña nacional de salud pública de alto perfil. Y este es un progreso real». Afirma Claire Stevens, BDS, presidenta de la Sociedad Británica de Odontología Pediátrica. «Con nuestra campaña nacional Dental Check by One en 2017 y el lanzamiento de programas de Bienestar ya en marcha. Creo firmemente que vamos a marcar una diferencia en la salud bucal de los niños en el próximo año».