Os mostramos un nuevo caso clínico de éxito llevado a cabo en Iván Malagón*Clinic. La paciente acudió a la clínica debido a que no estaba contenta con su sonrisa y había decidido utilizar carillas.

En su caso, el mayor problema que presentaba su dentadura era que sus incisivos centrales estaban completamente inclinados. Sus raíces no estaban recibiendo las cargas adecuadas lo que no le permitía morder de manera correcta. La consecuencia de ello es que la paciente estaba perdiendo sus encías.

Dientes de la paciente antes del tratamiento.

Dientes de la paciente antes del tratamiento.

Este problemas se estaba extendiendo al resto de los dientes. Como se puede ver en las imágenes, en premolares y caninos las encías también estaban bastante retraídas a pesar de que, aparentemente, sus dientes estaban alineados y su mordida era correcta. En esta zona de su dentadura el engranaje tampoco era adecuado.

Además, sus dientes también estaban muy rotados debido a la falta de espacio en la mandíbula lo que provocaba que su dentadura estuvieran muy apiñada.

Dientes de la paciente antes del tratamiento con Invisalign

Dientes de la paciente antes del tratamiento.

Dientes de la paciente antes del tratamiento con Invisalign

Dientes de la paciente antes del tratamiento.

Debido a este apiñamiento la paciente también tenía las líneas medias desviadas. Como se puede ver en la imagen, la línea media inferior estaba desviada hacia el lado izquierdo. Además, los dientes inferiores estaban por encima del plano oclusal, es decir, no estaban nivelados.

Es habitual que muchos dentistas, en este tipo de casos, decidan tallar los dientes y poner unas fundas. Esto no es lo más recomendable ya que se debilita mucho el diente y nunca se consigue centrar las líneas medias.

Las lineas medias no están alineadas a pesar del uso de carillas

Las lineas medias no están alineadas a pesar del uso de carillas.

Las líneas medias han quedado alineadas gracias al uso de ortodoncia

Las líneas medias han quedado alineadas gracias al uso de ortodoncia.

Como se puede ver en el primer ejemplo, no se hizo ortodoncia antes de la odontología estética por ello, los dientes estaban alineados pero sus líneas medias no lo que hacía que la sonrisa no fuera completamente armónica.

En el caso de la paciente primero se sometió a un tratamiento de ortodoncia con la técnica de ortodoncia invisible Invisalign. Esta le permitió continuar su vida normal sin las molestias asociadas a la ortodoncia metálica clásica.

Sus alineadores transparentes convierten a Invisalign es una ortodoncia discreta y cómoda que permite alinear los dientes sin que nadie se de cuenta de que se está usando ortodoncia. Esta ortodoncia, además de alinear los dientes de la paciente completamente, permitió dar una adecuada forma tanto a su arco superior como inferior para lograr crear el espacio necesario y eliminar la rotación de sus dientes.

Tras este proceso, se llevó a cabo la odontología estética. Hacer ortodoncia antes de colocar las carillas permite que las líneas medias se centren y que los ejes sean los adecuados, lo que hace que las fuerzas se transmitan adecuadamente.

Dentadura de la paciente tras el correcto uso de la técnica de ortodoncia invisible Invisalign

Dentadura de la paciente tras el correcto uso de la técnica de ortodoncia invisible Invisalign.

Dentadura de la paciente tras el correcto uso de la técnica de ortodoncia invisible Invisalign

Dentadura de la paciente tras el correcto uso de la técnica de ortodoncia invisible Invisalign.

 

Como se puede ver en las imágenes que muestran el resultado final del tratamiento, la paciente recuperó también parte del tejido que había perdido en alguna zona, lo que demuestra que una buena planificación al llevar a cabo un tratamiento de este tipo puede modificar completamente la sonrisa.

Sonrisa de la paciente al finalizar por completo el tratamiento con Invisalign

Sonrisa de la paciente al finalizar por completo el tratamiento.