Os presentamos un nuevo caso tratado mediante la ortodoncia invisible Invisalign. La paciente tenía una discrepancia óseo-dentaria negativa severa.

Esto provocaba que sus caninos estuvieran completamente fuera de arcada debido a la excesiva compresión que existía a nivel maxilar. Además de tener las líneas medias dentarias muy desviadas, en la arcada inferior tenía un gran apiñamiento. La paciente también sufría muchísimos problemas cervicales por culpa del estado de sus dentadura.

Imagen de inicio antes del uso de Invisalign

Sonrisa de la paciente al inicio del tratamiento con Invisalign.

Tras la revisión inicial llevada a cabo por el doctor, se realizó un estudio completo del estado de la dentadura y la mordida de la paciente. Este proceso es muy sencillo y rápido gracias al escáner iTero, que permite obtener imágenes en 3D y en tiempo real evitando así la fabricación de moldes.

Las imágenes obtenidas fueron tratadas mediante el software informático Clincheck, un recurso imprescindible para los ortodoncistas expertos en Invisalign. Este programa informático permite al doctor, experto en la técnica, diseñar por completo el tratamiento de Invisalign. Gracias a él, el paciente puede ver imágenes que simulan el estado de sus dientes en cada fase del tratamiento y, lo que es más interesante, su sonrisa final.

Simulaciones realizadas con el software informático Clincheck

Simulaciones realizadas con el software informático Clincheck

Simulaciones realizadas con el software informático Clincheck

Simulaciones realizadas con el software informático Clincheck

Simulaciones con clincheck

Simulaciones realizadas con el software informático Clincheck

Tras este proceso, el ortodoncista envía sus instrucciones a los técnicos de Invisalign. Ellos son los encargados de fabricar cada uno de los alineadores necesarios durante todo el tratamiento. Estos alineadores son fabricados a medida para cada paciente, con un plástico transparente biocompatible muy fino, de medio milímetro de espesor. Esto asegura que sean discretos y cómodos.

Imagen intraoral antes y después del uso de Invisalign

Imagen intraoral de la dentadura de la paciente antes y después de utilizar Invisalign

En el caso de esta paciente, Invisalign permitió modelar su dentadura, crear una arcada parabólica y generar así el espacio necesario. En el momento que se consiguió crear espacio, los caninos volvieron a su posición vertical dándoles, así, una posición ideal con el resto del plano de los dientes.

Imagen intraoral de la paciente antes y después del uso de Invisalign

Arcada inferior de la paciente antes y después del tratamiento mediante Invisalign

imagen intraoral de la arcada de la paciente antes y después del uso de Invisalign

Arcada superior de la paciente antes y después del uso de Invisalign

En la arcada inferior se consiguió solucionar todo el apiñamiento, dando una correcta forma de arcada y centrando las líneas medias. Así, se consiguió crear una simetría y unas correctas proporciones para que sus encías no sufrieran. Además, conseguir que los caninos tuvieran una guía y que sus dientes estuvieran perfectamente alineados permitió que todos sus problemas cervicales se solucionaran y se evitó una operación de hernias discales.

Comparativa de la sonrisa de la paciente antes y después de utilizar Invisalign

Sonrisa de la paciente antes y después del tratamiento con Invisalign