RECONDUCCIÓN DEL NERVIO DENTARIO

La reconducción del nervio dentario se realiza en la mandíbula cuando se ha perdido masa ósea por la ausencia de una pieza dental durante un largo período de tiempo.

Para que el o los implantes tengan éxito es muy importante que la zona donde se va a realizar esté sana y haya el espacio suficiente para colocar el nuevo diente. Es fundamental que se produzca la osteointegración, es decir, que el implante se fusione con el hueso para que tenga una estabilidad total y no se mueva. Si este proceso no se produce adecuadamente tarda unas semanas) es muy probable que el diente de reemplazo se mueva y se caiga al poco tiempo además de abrir la puerta a posibles infecciones si no cicatriza correctamente.

En cuando a la sensibilidad de los dientes, los nervios dentarios son los encargados de proporcionarla. En el interior de cada diente, en lo que se denomina pulpa dental, se encuentran multitud de nervios y vasos sanguíneos que dan sensibilidad a la zona. Por ello cuando tomamos algo muy caliente o muy frío podemos notar cierto dolor o molestia, los nervios se inflaman ante los cambios bruscos, lo que conocemos como sensibilidad dental.