RASPADO Y ALISADO RADICULAR

El raspado y alisado radicular se trata de una técnica que permite la eliminación de la placa y el sarro en cuyo origen está la enfermedad de las encías. Esta es una tarea que exige de una gran precisión por parte del periodoncista. El procedimiento consiste en una limpieza en profundidad de las bolsas periodontales causadas por la pérdida de hueso.

En su revisión periódica el especialista puede detectar la existencia de gingivitis, una inflamación del tejido gingival que puede afectar a los dientes y huesos. La placa bacteriana, los ácidos y ciertos alimentos están involucrados en el desarrollo de gingivitis.

¿En qué consiste?

El raspado, que puede hacerse manualmente o con el uso de instrumentos de ultrasonido, permite remover el sarro, la placa y la película bacteriana de la superficie de los dientes y debajo de la línea de la encía.

Por su parte, el alisado radicular involucra el raspado cuidadoso de la raíz del diente buscando reducir la inflamación. En los casos en los que tejido gingival está inflamado o sensible se puede administrar anestesia local antes de la limpieza para evitar molestias. El raspado dental y alisado radicular pueden exigir de varias visitas, nuestro equipo te comentará el tiempo necesario para llevar a cabo el tratamiento y también te aconsejará el uso de una crema dental desensibilizante en los casos en los se tenga sensibilidad dental antes o después de la limpieza. También nuestro equipo te ensenará el correcto uso del hilo dental y el cepillado para evitar el desarrollo de futuras bacterias y de sarro.

Etiam purus lorem, aliquet a eros sit amet, vestibulum finibus augue. Cras egestas neque vitae dui tincidunt, vitae tristique tellus volutpat. Fusce justo ante, interdum in augue in, commodo imperdiet turpis.

¿Qué es el sarro?

El sarro afea muchísimo el aspecto de la sonrisa ya que vuelve los dientes amarillentos o marrones en las zonas donde más se acumula. La conocida como placa dental son comunidades de bacterias adheridas a la superficie de los dientes que, con el tiempo, acaba endureciéndose y es lo que denominamos sarro. Cuando se acumula mucho en zonas de difícil acceso con el cepillo o por una mala higiene dental, es necesario acudir a la consulta para que lo elimine el doctor ya que con el cepillado en casa no será suficiente.