LÓBULO RASGADO

El lóbulo rasgado es el alargamiento brusco o progresivo del orificio del pendiente.

Pedir cita

Es desagradable porque nos impide ponernos pendientes sin que se hundan o a veces incluso se nos pierdan y es importante tratarlo a tiempo porque el lóbulo puede llegar a rajarse por completo. Las causas pueden ser traumáticas, por arrancamiento total o parcial del pendiente, o producida simplemente a largo plazo por el uso de pendientes pesados. Con la edad es más notable, ya que perdemos grasa de la zona, lo cual además de revelar nuestra edad, hace que se rasgue más todavía.

Dependiendo del grado se podrá tratar sin cirugía, rellenándolo con ácido hialurónico o corregirlo quirúrgicamente. La infiltración de ácido hialurónico es rápida e indolora y debe repetirse anualmente. La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia local, se cierra la piel, se retiran los puntos en 7 a 10 días y pasado un tiempo podremos volver a hacernos agujero y ponernos pendientes de nuevo.