CIRUGÍA PERIODONTAL

En los casos en los que nuestro equipo de expertos le diagnostique enfermedad periodontal, puede que le recomienden someterse a cirugía. Este tratamiento permite, mediante una incisión quirúrgica acceder a la raíz del diente para limpiarla y favorecer la regeneración de los tejidos.

 

¿Cuándo debe realizarse y por qué?

La causa principal de la enfermedad periodontal es la placa bacteriana, aunque existen también otros factores que contribuyen a su desarrollo. El tejido de la encía y del hueso deben estar ajustados alrededor de los dientes, pero cuando existe enfermedad, este tejido de soporte y el hueso se destruyen y se forman ‘bolsas’ alrededor de los dientes. Con el tiempo, estas bolsas se hacen más profundas y proveen de un espacio mayor a las bacterias. Nuestro equipo mide la profundidad de la bolsa o las bolsas, en el caso de que sean muy profundas podríamos recomendar un procedimiento especial para reducirlas, porque el cepillado normal en casa o los cuidados profesionales pueden no ser suficientes para controlarlas.

Este tipo de intervención puede llevarse a cabo en la propia consulta. Las mejoras en los medicamentos, la anestesia local y la sedación evitan toda molestia y reducen la ansiedad y el estrés del paciente. Mediante la cirugía periodontal es posible llegar a zonas de difícil acceso. El ortodoncista levanta un poco la encía para realizar el raspado y el alisado auricular de las bolsas periodontales profundas y regularizar las lesiones y tratar los tejidos que soportan al diente. Con este tratamiento la bolsa periodontal recupera la salud.

 

DURACIÓN DEL TRATAMIENTO

Se realiza en una misma sesión en la consulta y, salvo imprevistos, al día siguiente se puede hacer vida normal.

EFECTOS NEGATIVOS

Es importante seguir las instrucciones del equipo para lograr una recuperación precoz. Los pacientes generalmente pueden disfrutar de sus actividades diarias al día siguiente. Hay procedimientos periodontales que preparan el área para hacer odontología estética o restaurativa mejorando el margen de las encías. Es el caso del alargamiento de la corona, que permite recontonear el tejido y el hueso, para exponer más el diente natural.