Existen diferentes factores causantes de manchas en nuestros dientes. Entre ellos la fluorosis dental, la hipoplasia del esmalte, la higiene dental deficiente y el consumo excesivo de alimentos ácidos o azucarados. A pesar de que la mayoría de personas ven estas manchas como un problema estético, pocos somos conscientes de su riesgo sobre nuestra salud.

¿Qué podemos hacer?

A continuación analizamos hasta siete tratamientos para tratar estas manchas en nuestros dientes. Muchos de estos tratamientos son además, en las manos de un experto, compatibles con invisalign para corregir mayores problemas en nuestra boca. La idoneidad de estos tratamientos puede depender de la causa subyacente de dichas manchas y del estado de los dientes del paciente.

  • Microabrasión.

Uno de estos posibles tratamientos es la microabrasión de esmalte. Se retira una pequeña cantidad de esmalte de los dientes para reducir la apariencia de las manchas blancas. Se puede complementar con un blanqueamiento dental, de forma que las piezas dentales parezcan de un color más uniforme.

  • Blanqueamiento dental

Blanqueando directamente los dientes podemos reducir la apariencia de manchas o reducir la diferencia de tono entre estas y la pieza total. Podemos encontrar una gran variedad de productos para blanquear los dientes.

  • Carillas dentales

Estas carillas se adhieren a la superficie frontal de los dientes. Sin duda una forma muy efectiva de ocultar manchas blancas y otras manchas. Siempre deben colocarse bajo la supervisión de un profesional y ajustarse adecuadamente.

  • Fluoruro tópico

Se puede aplicar fluoruro tópico sobre los dientes de una persona con hipoplasia del esmalte. De esta forma se fomenta el desarrollo del esmalte y se ayuda a prevenir la caries dental.

Más tratamientos

  • Resina compuesta.

La resina compuesta es capaz de rellenar las cavidades y adherirse al esmalte exterior de los dientes. Se debe consultar ya que no es el mejor tratamiento si el paciente tiene una gran cantidad de manchas blancas en los dientes.

  • Usar agua sin flúor.

Se utiliza normalmente en bebés que se alimentan aún de leche infantil. Además puede ayudar a prevenir la acumulación excesiva de fluoruro en sus dientes.

  • Usar la cantidad correcta de pasta de dientes

Esto ayuda a reducir la excesiva exposición de la cavidad oral al fluoruro. Debemos tener especial cuidado en los niños y más pequeños de la casa, ya que dicha uso de pasta excesiva puede ser muy perjudicial, tal y como hemos comprobado.