Si tu dentista te ha recomendado que necesitas llevar una ortodoncia para corregir la alineación de tus dientes, Invisalign es una opción a tener muy en cuenta. Además del factor estético (es prácticamente invisible), Invisalign es una técnica muy vanguardista que favorece muchos otros aspectos que consiguen mejores resultados de una forma sencilla y con menos molestias que otros métodos.

Los profesionales capacitados para utilizar esta técnica saben desde el principio cual va a ser el resultado final del tratamiento gracias a Clincheck, un software informático que permite planificar todos los pasos mediante el escaneo en 3D de la boca del paciente. Este escaneo se realiza con el escáner iTero, que otorga una imagen tridimensional. Con todo ello el odontólogo recibe toda la información necesaria para encontrar los problemas dentales del paciente y a la vez decidir cuál será la forma de proceder. De esta forma se sabe desde el minuto uno cómo se va a llevar a cabo todo el proceso, la duración y cómo será el resultado final de la dentadura. Un aliciente para el paciente que ayuda en su predisposición a seguir las indicaciones del especialista.

Imagen del antes y después de Invisalign

Imagen del antes y después de Invisalign

¿Cómo funciona?

Una vez realizado el examen previo y tras la elaboración personalizada de cada férula por parte de los técnicos de Invisalign (según las indicaciones del odontólogo para cada caso), seguir el tratamiento es de lo más sencillo. Aunque hay que llevarlo puesto todo el día, además de que no se nota, no interfiere en la rutina diaria ya que es extraíble. De esta forma comer o cepillarse los dientes no supondrán molestia alguna, se extrae, se guarda en la funda mientras tanto, y se vuelve a colocar después. Hay que seguir las indicaciones de quitar y poner para que no se rompa o se produzcan dobleces, porque si se rompe será necesario fabricar otro molde a media. Si no se fractura pero se dobla, aunque no lo apreciemos y encaje en la mandíbula, se realiza la presión en los dientes de forma inadecuada y los resultados pueden ser contrarios a los deseados.

22925294363_4766faf85d_o

Otra ventaja extra de llevar Invisalign es que protege a los dientes cuando realizamos deporte. Sirve como amortiguador contra los pequeños impactos que se producen entre ellos mientras corremos, nadamos… manteniendo así las piezas dentales en buen estado.

En cuanto al tiempo de tratamiento este va desde los 6 hasta los 18 meses, dependiendo de la dificultad de cada caso. Pero con la técnica aceleradora Invisalign Express, denominada  así por el doctor Iván Malagón, es posible reducir la duración del proceso. Sin duda es una alternativa muy cómoda y eficaz frente a los brackets tradicionales.

Para garantizar la eficacia de Invisalign es necesario que busques a un profesional certificado por Align Technology (empresa que fabrica esta tecnología), ya que usar de forma inadecuada esta técnica puede desembocar en unos resultados desastrosos. El doctor Iván Malagón no solo es experto en ella, sino que ha adquirido la máxima categoría internacional, Diamond Doctor, durante todas sus ediciones, único odontólogo español en lograrlo.