Las campañas de publicidad han sido muy criticadas en los últimos años por mitificar estereotipos de cuerpos poco saludables mediante el retoque fotográfico, que en muchas ocasiones es excesivo y contribuye a que los cánones de belleza a los que mucha gente aspiran sean falsos.  La delgadez, en muchos casos excesiva, de las modelos retocadas fotográficamente es una de las prácticas más criticadas que desemboca en que muchos adolescentes caigan en problemas alimenticios como la anorexia o la bulimia, pero no es el único estereotipo falso que perjudica nuestra salud.

Los dientes blancos y perfectos de los anuncios son otro factor de riesgo. En ellos tanto hombres como mujeres lucen una sonrisa de un color blanco nuclear perfecto que numerosas marcas utilizan como reclamo para vender sus productos “blanqueadores”, pero, ¿realmente tener los dientes blancos es natural? La respuesta es no. Esta obsesión por los dientes blancos ha sido denominada por los expertos como blancorexia, y tiene efectos muy nocivos para la salud bucal.

El doctor Iván Malagón explica que “ni si quiera cuando somos niños son blancos” y que “cada persona tiene una tonalidad distinta en su dentadura marcada por la genética”.  Las personas que buscan ese blanco imposible se someten una y otra vez a tratamientos blanqueadores tanto profesionales como caseros y según comenta el doctor Malagón, esta agresión continua de los productos necesarios para estos tratamientos dañan el esmalte, la pulpa dental, erosiones en las mucosas de la boca e incluso abrasiones en las encías, problemas graves que pueden desembocar en casos extremos a la pérdida del diente. También recuerda que el ‘blanqueamiento’ como tal no existe, el procedimiento real consiste en aclarar la tonalidad de los dientes oscurecida por diversos factores (tabaco, mala higiene…) hasta lograr un color más natural.

Para someterse a un blanqueamiento dental recomienda acudir a una clínica de estética dental y sean los profesionales quienes dictaminen el mejor tratamiento de forma personalizada.

Pautas para tener unos dientes blancos de forma sana:

  • Higiene rigurosa todos los días
  • Evitar el tabaco, que mancha mucho los dientes además de ser muy nocivo
  • Reducir el consumo de bebidas como el café, el té o el alcohol, ya que colorean más los dientes
  • Evitar las bebidas con alto contenido en azúcares
  • No hacer caso de mitos como el de blanquear los dientes con papel de aluminio y bicarbonato, una práctica desastrosa para la salud bucal.