En pocas etapas de la vida la apariencia está tan ligada a la autoestima como en la adolescencia, donde los jóvenes comienzan a definirse como personas y sufren grandes cambios físicos. En este periodo es fácil que afloren muchos complejos y repercuta en la autoestima. Uno de los muchos motivos que pueden acomplejar a un adolescente es una dentadura descolocada que impida que pueda sonreír agusto.

La solución más común a este problema suele ser la colocación de la ortodoncia tradicional formada por los brackets metálicos, que además de molestos, no son nada discretos, y para alguien que se encuentra en plena adolescencia puede convertirse en su peor pesadilla. Muchos que se someten a este tratamiento acaban por dejar de sonreír o taparse al hacerlo ya que no suele gustar enseñar los hierros. Dejando de lado la estética, este tipo de ortodoncia es muy molesta, produce dolor, dificulta la higiene dental debido a que es muy fácil que los restos de comida se adhieran a algún hierro donde el cepillo no llegue con facilidad y si se practica deporte hay que tener mucho cuidado, un golpe en la cara puede hacer que los hierros se rompan y que estos provoquen heridas en la boca.

Tratamiento adaptado a los más jóvenes

Gracias al avance de la tecnología existe una solución que gustará a todos, se trata de Invisalign Teen, la versión para adolescentes de Invisalign. Como el resto de tratamientos Invisalign, cuenta con los alineadores transparentes que además de cómodos y extraíbles proporcionan algo aún más deseado, que no se vean.

Aunque es muy parecido al tratamiento destinado a adultos, Invisalign Teen tiene varias peculiaridades pensadas exclusivamente para tratar a pacientes jóvenes. Una de ellas es que, teniendo en cuenta lo desorganizados que pueden ser algunos, en los alineadores se insertan unos indicadores de color azul que van perdiendo tonalidad con el tiempo para que el odontólogo pueda comprobar que el paciente ha llevado puesta la ortodoncia el tiempo estipulado.

girls-914823_640También se adapta perfectamente a la dentición de los adolescentes, que no se encuentra en las mismas condiciones que la de una persona adulta. En ellos algunos dientes todavía no han erupcionado por completo, pero esta ortodoncia es capaz de guiar a los dientes que todavía no han salido del todo a hacerlo en la posición adecuada.

Como prevención de posibles accidentes que hagan que los alineadores se fracturen, se rompan o se pierdan, el tratamiento proporciona varios de sustitución de forma gratuita.

Consigue un experto en la técnica

A pesar de que Invisalign es un tratamiento que garantiza unos resultados excelentes en menos tiempo de lo que lo hace una ortodoncia tradicional, para conseguir los objetivos es vital ponerse en manos de un experto que domine esta técnica. El doctor Iván Malagón es uno de los mejores, avalado por 1.400 casos de éxito y único dentista español en lograr el título de Diamond Doctor en todas sus ediciones, máxima categoría internacional de Invisalign.