La Academia Americana de Odontología (AGD por sus siglas en inglés) recuerda  los protectores bucales otorgan muchos más beneficios a los deportistas que el hecho de proteger sus dientes de posibles golpes.  Un protector bucal es un artilugio flexible generalmente hecho de plástico que se usa como hemos mencionado para proteger la dentadura de traumatismos, por eso están recomendados principalmente a los deportistas, especialmente a los que realizan actividades de contacto.

Su uso es muy sencillo, tan solo hay que ponérselos en la dentadura de forma que si se recibe un golpe en la cara no se dañen los dientes o encías, pero, ¿tienen más funciones? Según recuerda la AGD sí, y muy importantes para la salud. Por ejemplo, al apretar el protector bucal mientras uno está corriendo ya sea jugando al fútbol, baloncesto o cualquier otra actividad, se activan los músculos de la mandíbula y el cuello obteniendo así una protección frente a una posible conmoción. Otro efecto positivo es que modifica la posición de las vías respiratorias durante la apertura y esto hace que la respiración sea más efectiva durante un esfuerzo físico.

¿Los deportistas los utilizan? ¿Son conscientes de su beneficio?

Según un último estudio de la AGD realizado a 503 deportistas de secundaria en Houston el 56% de ellos afirmó que no poseían ningún protector bucal para la práctica deportiva. Entre los motivos que alegaban ante dicha cuestión los más comunes eran la incomodidad que les suponía llevarlo o que se les olvidaba. Ante este alto porcentaje de no utilización la AGD ha instado a los dentistas a fomentar entre los jóvenes deportistas el uso de protectores bucales durante la práctica deportiva para evitar problemas graves de salud.

Riesgos del deporte para la salud oral

Hacer ejercicio es muy importante para la salud ya que nos otorga muchos beneficios, pero si no se toman precauciones se puede conseguir el efecto contrario y causarnos daños. La salud oral es uno de esos factores a los que el deporte puede pasarle factura si no se toman ciertas medidas de prevención.

Lo primero de todo y al hilo del tema de los protectores bucales, es importante proteger los dientes frente a traumatismos y utilizándolos se gana en seguridad y evitamos roturas, fisuras o heridas en las encías. También es importante la alineación dental, si los dientes están mal alineados el contacto continuo entre ellos durante el ejercicio hace más fácil que se fracturen (en especial si no se lleva un protector) y además las cargas estarán mal distribuidas, por lo que es muy común en estos casos que se produzcan sobrecargas en los músculos y huesos de la zona y causen serios dolores de espalda o cuello.

La hidratación es otro factor de suma importancia, porque si no nos hidratamos bien, dejamos de segregar saliva, y la saliva juega un papel importante en la protección de la boca frente al ataque de las bacterias. Otro efecto de la deshidratación es que las encías quedan más secas y sin el oxígeno suficiente provocando que queden más vulnerable ante los agentes externos.