Las llagas o aftas bucales son una molestia que prácticamente ha tenido todo el mundo alguna vez en su vida, y aunque no son graves, sí que provocan cierta incomodidad. Aunque se notan perfectamente cuando uno las tiene, es fácil localizarlas visualmente, se trata de pequeños puntos blancos rodeados por una zona más enrojecida que causa un poco de dolor o picazón.

Hay que recordar que las llagas siempre aparecen en el interior de la cavidad bucal, cuando surgen fuera, como por ejemplo en la zona del labio, seguramente se trate de un herpes labial que requiere otro tipo de tratamiento. Volviendo a las llagas, no existe una causa específica sobre por qué aparecen, pero los expertos lo achacan a una respuesta del sistema inmunológico que alerta de algún tipo de problema en el organismo. Estas son las causas más comunes que los profesionales han detectado:

-Nivel de defensas bajo: cuando el sistema inmune detecta que estamos bajos de defensas, suelen aparecer aftas en la boca como síntoma de alerta. Para prevenir su aparición se recomienda incrementar la vitamina C en el organismo (esencial para la reparación de tejidos) para fortalecer al sistema inmune y  que sea capaz de hacer frente a las amenazas externas. Algunos de los alimentos ricos en esta vitamina son la Guayaba, el pimiento rojo o las espinacas, entre otros. También se han asociado con un nivel bajo de otras vitaminas o del hierro.

-Infecciones por virus: cuando sufrimos alguna infección vírica es muy común que salgan llagas en la boca. Esto se produce como mecanismo de defensa del sistema inmunitario para combatir al virus al igual que es habitual que se tenga fiebre, todo forma parte de la defensa de nuestro organismo.

Higiene oral pobre: si no mantenemos una limpieza bucal adecuada y almacenamos restos de alimentos entre los dientes, la acción de las bacterias u otros patógenos acaba por provocar la aparición de aftas. Por ello es importante cepillarse bien los dientes todos los días varias veces, para evitar que se acumulen restos de alimentos y que las bacterias de la boca proliferen.

-Depresión y estrés: las personas que sufren estas patologías de forma crónica tienen más tendencia a tener aftas en la boca, y en este caso es recomendable acudir al especialista para que valore el tratamiento a seguir para frenar su aparición

Consecuencias de la ortodoncia: los pacientes que llevan ortodoncia, especialmente los que llevan brackets, suelen ser más propensos a sufrir esto debido al roce continuo de los hierros.

Aunque no son contagiosas ni afectan gravemente a la salud, se recomienda que si pasados varios días persisten en la boca se visite al especialista para que las valore porque podrían ser síntoma de alguna patología más grave.