Lograr que los más pequeños se laven los dientes sin rechistar no es tarea fácil, no les gusta e intentan escaquearse siempre que pueden. Pero con la ayuda de la tecnología, algo que les apasiona ya desde muy pequeños, se puede lograr que este hábito les resulte divertido y lo que es más importante, que logren entender la importancia para la salud. A continuación os mostramos algunos gadgets o aplicaciones que ayudarán a incluir la higiene dental en algo importante para ellos:

 

Las visitas al dentista también pueden ser algo divertido.

Las visitas al dentista también pueden ser algo divertido.

Octopus: se trata de un wearable ideado para los niños. Este reloj grande y colorido dispone de multitud de opciones para programar alarmas a los más pequeños de forma que cumplan esas tareas de forma divertida a la vez que van adquiriendo un hábito. Este smartwatch es resistente al agua, dispone de bluetooth, memoria para albergar varios iconos, se puede sincronizar con los móviles o tablets y además está disponible en varios colores. Con este dispositivo los padres pueden programar las horas a las que deberán lavarse los dientes para que suene un aviso. De esta forma interiorizan un hábito de manera lúdica.

Extensor para el grifo: este artefacto es simple pero eficaz. Su utilidad es que acerca el chorro de agua a los más pequeños, que en ocasiones tienen problemas para llegar bien al lavabo. No tiene mayor complicación, pero es algo nuevo, colorido y que anima a que utilicen el lavabo, y ¿qué mejor que usarlo mientras se lavan los dientes?

Dispensador de pasta de dientes: al igual que el extensor para el grifo, este objeto no tiene otra función que la de tener un elemento nuevo y divertido en el cuarto de baño que incremente la sensación de diversión mientras los peques se lavan los dientes. Estos dispensadores se pueden encontrar con forma de animales por ejemplo, y en vez de echarse pasta del típico tubo, lo hacen con la cara de un perro, un gato…

Cepillo de dientes con fuente: este cepillo cuenta con una fuente de agua para que al acabar la limpieza no tengas que enjuagarte utilizando las manos o un vaso. Al apretar el botón sale un chorro de agua para ello.

Cepillo con bluetooth: la marca Oral B dispone de un cepillo con bluetooth integrado, lo que hace que los movimientos durante el cepillado así como el tiempo queden registrados en el smartphone mediante una app que te indica que has hecho mal, bien o como mejorar. Como los niños manejan los móviles desde edades muy tempranas, también puede servir para estimular este hábito en su día a día y que vean por ellos mismos sus resultados.

Brushing time y Bad Teeth Doctor: ambas son dos apps para smartphones o tablets disponibles para Android la primera, y para iPhone y iPad la segunda. StarTeeth consiste en educar a los niños en el hábito de lavarse los dientes de una forma lúdica mediante una historia interactiva. Insectos del azúcar, burbujas, enjuague… aprenderán jugando. Por su parte Bad Teeth Doctor les anima también al cuidado de sus dientes de manera lúdica, en este caso hace más énfasis en una higiene bucal completa: lavar los dientes, las cavidades, la lengua como se coloca un aparato dental…