Como hemos explicado en anteriores artículos, los estudios de los últimos años han demostrado que la periodontitis está ligada con muchas otras enfermedades como el alzhéimer, el cáncer de mama o el cáncer oral, entre otras, por lo que disponer de una buena salud bucodental ha ido adquiriendo más importancia para la sociedad.

Ahora, una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Santiago de Compostela ha añadido una enfermedad más a la lista de las que están ligadas con la periodontitis. En este caso los expertos han encontrado una conexión entre la periodontitis y el infarto lacunar, un tipo de accidente vascular que causa lesiones de pequeño diámetro en la zona más profunda del encéfalo y es el causante del 25% de todos los ictus.

Según las observaciones de los expertos, las personas que padecían la enfermedad periodontal aumentaban hasta en cuatro veces el riesgo de padecer un infarto lacunar en comparación con las personas que no sufrían dicha patología. Las teorías que manejan los expertos para explicar esto son que, o bien la periodontitis conduce a una inflamación isquémica que debilita la salud de los vasos sanguíneos, o ambas dolencias comparten factores de riesgo tales como la hipertensión, el colesterol alto o la diabetes.

El doctor Yago Leira, uno de los investigadores de la universidad, explicaba que los hallazgos de este estudio son confirmados por posteriores investigaciones, sería necesario realizar más ensayos de intervención que evalúen los beneficios de la terapia periodontal en pacientes con infarto lacunar y periodontitis.

Cómo prevenir la periodontitis

La periodontitis es una enfermedad que afecta a los tejidos que soportan los dientes, y si no se trata a tiempo, puede desembocar en la pérdida de los dientes. La mejor forma de prevenirla es mantener una buena higiene bucal para disminuir la placa dental, eliminar el sarro, las caries…las personas más predispuestas deben ser mucho más minuciosas con su higiene dental. La principal herramienta para ello es el cepillado dental, lavarse los dientes todos los días al menos dos veces y acompañarlo de la seda dental para eliminar todos los restos alimenticios de la boca.

Llevar una dieta saludable también es un factor importante. Es recomendable ingerir alimentos bajos en azúcares para que no aparezcan caries o se debilite el esmalte dental, tomar nutrientes que fortalezcan los dientes y los tejidos de soporte, y no olvidarse de las frutas y las verduras, que además de hidratarnos ayudan a limpiar la boca de manera natural y sana.