En un artículo anterior ya os comentábamos la fabricación de un anestésico que se administraba por vía nasal, un spray que iba ser toda una revolución en la forma de administrar la anestesia en la consulta del dentista. Bien, este fabuloso invento está cada vez más cerca de convertirse en el método tradicional de sedación, la Administración de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha vuelto a aprobar su uso y los resultados han sido muy efectivos y seguros tras el ensayo de la fase 3.

El estudio lo han llevado a cabo investigadores de la Universidad de Medicina Dental de Pennsylvania. En su trabajo se sirvieron de 150 adultos a los que, tras pasar un examen de salud, se les sometió  a un procedimiento dental en un canino, un incisivo o un premolar y a 100 de ellos se les administró Kovanaze, el spray dental, y a los otros 50 se les dio un placebo. Recibieron dos pulverizaciones antes de proceder a una perforación de prueba, y aquellos sujetos que aun así sintieron dolor se les proporcionó una tercera, y los que tras ello también seguían con dolores, recibieron una inyección de anestesia de rescate para poder seguir con el procedimiento. El 88% de los sujetos que recibieron Kovanaze no necesitaron de la inyección de rescate en comparación del 28% de los del grupo del placebo.

Para comprobar los efectos que puede causar, durante la intervención se monitorearon las constantes de los pacientes y se observó que el medicamento causó un ligero aumento de la presión arterial. También se comprobó que en algunos casos tras los procedimientos el fármaco alteraba mínimamente el olfato y en algunas ocasiones podía desembocar en congestión nasal, dolor de cabeza, irritación y dolor de garganta y lagrimeo, pero no se observó ningún efecto secundario de gravedad.

St. Renatus, la empresa fabricante de Kovanaze realizará más ensayos adicionales para comprobar si este tipo de anestesia podría aplicarse en procedimientos dentales más invasivos tales como biopsias orales por ejemplo o utilizarse también en niños, pero hasta el momento su uso está autorizado para personas con un peso de al menos 40 kilos.