Una sonrisa perfecta es, además de bonita, saludable. Una buena alineación de los dientes es importante para prevenir problemas mayores como una mala respiración, desfiguración del rostro, deterioro de las piezas dentales…  El remedio más conocido para solucionar este problema son los famosos brackets de hierro, pero ¿es lo más adecuado? Gracias al avance de la tecnología Invisalign es otra opción a tener en cuenta, ¿por qué?

-La primera ventaja y la más llamativa, es que se trata de una férula invisible y muy discreta. Prácticamente imperceptible. Los brackets como bien se sabe, llaman más la atención y no pasan desapercibidos.

-El segundo factor a tener en cuenta es la comodidad. Los aligners de Invisalign son extraíbles, por lo que para comer o para limpiarlos se pueden quitar sin complicaciones, contrariamente a lo que ocurre con los brackets, que son fijos y molestos tanto para las comidas como para su limpieza.

Alineador Invisalign (Wikimedia Commons / Davisdentalcare - imagen con licencia CC BY-SA 4.0).

Alineador Invisalign (Wikimedia Commons / Davisdentalcare – imagen con licencia CC BY-SA 4.0).

El precio. Este es un condicionante que siempre preocupa ya que se presupone un tratamiento muy caro, pero, ¿existe tanta diferencia? Invisaligne ofrece tratamientos desde los 1.500 euros para los casos que requieren menos movimientos dentales cuya duración se estima entre los 3 y 7 meses. Su techo de coste máximo llega hasta los 6.000 euros dependiendo de la duración y la complejidad del caso. El coste mínimo de los brackets metálicos está en torno a los 2.000 euros, pero la gran diferencia radica en el coste máximo, que en este caso puede llegar hasta los 12.000 euros. Existen gran variedad de tipos de brackets: los metálicos o de color del diente, los linguales (que van por la cara interior de los dientes) o los brackets de mínima fricción.

El tiempo. Para que los brackets den resultados es necesario llevarlos normalmente unos dos años, en algunas ocasiones incluso más. Invisalign por su parte permite tratamientos eficaces desde los 3 meses hasta los 18, reduciendo notablemente el tiempo de espera. Además, para reducir más la duración de los tratamientos de ortodoncia, en Iván Malagón Clinic disponemos de Acceledent, un dispositivo inalámbrico, que sirve tanto para ortodoncias con tradicionales como para Invisalign, que acelera la remodelación ósea logrando que los dientes se posicionen antes en el lugar correcto proporcionando también más estabilidad a la colocación conseguida.

Efectos adversos. El uso de la ortodoncia tradicional supone algunas consecuencias a posteriori. Una vez se finaliza el tratamiento y los dientes quedan alineados, es muy probable que debido al uso prolongado del metal en el diente, se produzca descalcificación en algunos, aparición de caries por la complejidad del cepillado mientras se han llevado o la proliferación de llagas y pequeñas heridas en la boca.