00El flúor es un elemento natural que actúa de forma muy eficaz para prevenir la aparición de caries tanto en niños como en adultos.  ¿Qué le hace tan eficaz? El flúor se adhiere a los dientes y otorga una protección extra al esmalte dental, le vuelve más duro y resistente al ataque de las bacterias.  Al comer, las bacterias que habitan en nuestra boca se alimentan de los azúcares que contienen los alimentos y las bebidas y producen unos ácidos, y estos son los que desgastan el esmalte. Con el fluoruro se logra que esta capa sea más resistente y por tanto evite la aparición de las caries.

¿Es beneficiosa el agua fluorada?

El flúor, como hemos mencionado antes, es un elemento natural, se encuentra en todas las fuentes de agua de la naturaleza a mayor o menor nivel. Dado el éxito contra las caries del agua fluorada (agua del grifo con más cantidad de flúor), esta iniciativa fue denominada como el logro de salud pública del siglo XX. Es una herramienta fácil y barata para luchar contra las caries, especialmente para la población infantil.

Beber agua fluorada, por tanto, está totalmente recomendado, sus niveles de flúor son los adecuados y se rigen por los estándares establecidos por la Agencia de Protección Ambiental  (EPA) de Estados Unidos.

Y a los bebés, ¿cuándo deben empezar a utilizar un dentífrico con flúor?

Recordamos que los bebés también necesitan cuidados dentales aunque no tengan todos los dientes. Es recomendable frotarles con un paño húmedo las encías de forma suave para eliminar los restos de bacterias y alimentos que les queden tras las comidas. La Asociación Dental Americana (ADA) también recomienda que cuando comiencen a erupcionar los primeros dientes, además de cepillárselos, se realice un pequeño frotis con pasta de dientes fluorada para que se difunda el flúor en todas las piezas. Debe utilizarse una cantidad de dentífrico muy pequeña, para que el niño no trague mucho ya que hasta alrededor de los 3 años no son muy eficientes a la hora de escupir. Una vez controlen mejor ese aspecto, alrededor de los 5 años, ya se les pude animar a cepillarse los dientes, utilizar el hilo dental y enjuagarse solos, y habituarles así a este ritual de higiene.