El blanqueamiento dental es una tendencia en auge ya que rejuvenece la sonrisa de una forma no invasiva. ¿A quién no le gusta ver sus dientes más blancos? Una sonrisa bonita y cuidada dice mucho de uno mismo. Pero como explica el doctor Iván Malagón, hay que tener claro que el tono natural de los dientes no son blancos del todo, cada persona tiene una tonalidad diferente, como ocurre con la piel. Es un punto que hay que recalcar, el mundo de la publicidad ha hecho que parezca que el blanco nuclear es el color ideal de los dientes, pero nada más lejos de la realidad. Y hay que tenerlo muy presente para no caer en la blancorexia, una enfermedad moderna que se caracteriza por esta obsesión con unos dientes extremadamente blancos que lleva a quienes la padecen a someterse una y otra vez a blanqueamientos dentales, lo que acaba desgastando el esmalte, la pulpa e incluso abrasiones en las mucosas de la boca.

En qué consiste:

Lo primero es determinar el color de los dientes del paciente en el momento de querer hacerse el blanqueamiento para poder determinar cuántos tonos se podrá aclarar. El material que se utiliza es Peróxido de hidrógeno para oxigener la superficie del esmalte, que se vuelve más porosa para que el gel penetre mejor y pueda aclarar la tonalidad. Junto con el peróxido se utiliza una Luz Led o luz fría, que al contrario que con los láser utilizados hasta hace poco, no provoca calor y evita que se produzca tanta sensibilidad tras el tratamiento.

En total este tratamiento dura unos 45 minutos aproximadamente que se dividen en tres sesiones de 15 minutos. En el mismo día se puede ir uno a su casa con la sonrisa más blanca. Durante las 2 o 3 semanas posteriores al blanqueamiento se recomienda no ingerir ciertos alimentos o bebidas como el té, café o las fresas, entre otros, ya que se corre el riesgo de teñir la superficie dental.

Como hemos explicado, el esmalte se vuelve más poroso durante el tratamiento para que penetre mejor el gel blanqueante, por lo que al finalizar y durante algunos días es posible experimentar algo más de sensibilidad en los dientes ante el frío o el calor.

¿Cuánto dura?

Si seguimos las pautas adecuadas de higiene dental, los resultados pueden alargarse hasta 3 años. Existen multitud de “productos milagro” que prometen resultados espectaculares desde casa, pero como explica el doctor Malagón, experto en Invisalign: “es necesario que lo realice un profesional”, no solo para garantizar unos buenos resultados, sino por la salud del propio paciente.

El doctor explicó en el programa La Mañana de la 1 en qué consiste este tratamiento desde su clínica Iván Malagón Clinic*, no te pierdas el vídeo: