La periodontitis, más popularmente conocida como piorrea, es la principal causa entre los adultos de perder la dentadura, la padecen entre 16% y el 30% de los mayores de 45 años en España según las últimas estadísticas. Recordamos que esta patología causa la inflamación e infección de los tejidos que sostienen los dientes: encías, hueso alveolar y ligamento periodontal. Si no se trata a tiempo y de forma correcta, el desenlace es la pérdida de las piezas dentales.

Unos investigadores de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC Barcelona) y de la Universidad Católica de Murcia (UCAM) han ideado un compuesto prometedor para luchar contra esta enfermedad. Se trata de un líquido bioactivo que atrae a la zona afectada células madre que se adhieren, crecen y acaban por diferenciarse en matriz ósea mineralizada, es decir, se acaban transformando en hueso. La pérdida ósea es una de las peores consecuencias que supone la periodontitis, ya que cuanto menos hueso haya, menos capacidad de sujeción tienen los dientes, y en el caso de requerir implantes también será un hándicap puesto que no habría donde fijarlos.

Otra ventaja que tiene este compuesto también está relacionada con los implantes: frena parcialmente la periimplantitis. Se trata de un proceso inflamatorio que se produce tras la inserción de un implante con el paso del tiempo, alrededor de entre uno y tres años. Los investigadores comprobaron (en un modelo animal) que el nuevo líquido evitaba este proceso al favorecer la formación ósea a partir de las células madre que atrae desde el hueso a la zona en cuestión. Esto es un avance importante en cuanto a la prevención del rechazo de los implantes no solo en odontología, sino también en el campo de la ortopedia.

Cuando se pone un implante es fundamental que se genere una matriz ósea mineralizada para que sea estable y duradero, un proceso que en la actualidad suele durar entre tres y seis meses, pero con este nuevo compuesto se ha comprobado que se produce en tan solo 15 días.