El avance de la ciencia hace que la medicina regenerativa avance también de una forma espectacular y muy eficaz. Las impresoras 3D tienen mucho que ver en todo esto, se han logrado imprimir en 3D desde bolis hasta casas habitables, algo impensable hace pocos años, pero el poder de estas impresoras no acaba aquí, sino que su campo de actuación se ha extendido hasta el uso medicinal.

Un equipo de investigadores estadounidenses ha fabricado una tinta para imprimir en 3D capaz de producir huesos sintéticos. Sí, no es ciencia ficción, se ha logrado imprimir hueso sintético. Este nuevo biomaterial sintético está compuesto en un 90% de su peso por hidroxiapatita, que recordamos que es el principal componente de los dientes, y en un 10% por policaprolactona.  Con su implantación se induce al hueso original a crecer y regenerarse, y gracias a las propiedades físicas y mecánicas que tiene, se puede personalizar para fabricar implantes adaptados a cada paciente.

Para verificar su eficacia los científicos insertaron estos implantes impresos en 3D en ratas y en primates, y los resultaron mostraron que el biomaterial nuevo se integró perfectamente con el tejido natural y ayudó a sanar los huesos de los animales sin que se produjeran efectos secundarios nocivos.

Aplicaciones clínicas

Estos ‘huesos imprimibles’ son una solución rápida, fácil y muy eficaz para tratar fracturas, deficiencias en el esqueleto e incluso problemas dentales. Hasta ahora los métodos más utilizados eran los auto injertos óseos, el fosfato cálcico, las masillas o los implantes. Este nuevo material, al estar compuesto principalmente por hidroxiapatita, el componente principal de los huesos y los dientes, evita posibles problemas de rechazo o infección. En definitiva, todo un avance para solucionar un sinfín de problemas entre los que se encuentra, según los expertos, la cura de los cánceres de hueso.