Normalmente cuando acudimos al dentista para realizarnos revisiones y limpiezas periódicas solemos necesitar un raspado lento. En ocasiones es desagradable y realizado con herramientas mecánicas para eliminar la placa de los dientes. Pero esto ¿Es diferente en Ivan Malagón Clinic? ¿Existe algún tipo de avance que nos permita eliminar la placa dental de una forma no invasiva y mucho más precisa? ¿Es compatible con Invisalign?

La Universidad de Pennsylvania ha creado todo un equipo experto formado por ingenieros, dentistas y biólogos. Consiguiendo la limpieza robótica microscópica más avanzada hasta la fecha. Además posee dos sistemas, uno diseñado para trabajar en superficies y el otro para poder destruir biopelículas. Estos sistemas de extracción podrían desarrollarse para un gran número de diferentes aplicaciones. También manteniendo los tubos de agua y los catéteres para reducir el riesgo de caries, infecciones endodónticas y contaminación de implantes.

Investigación

Esta investigación ha sido publicada por  Science Robotics, aunque dirigida por Hyun Koo de la Escuela de Medicina Dental y Edward Steager de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas.

«Estamos aprovechando la experiencia de los microbiólogos y clínicos-científicos para diseñar el mejor sistema posible de erradicación microbiana. Esto es importante para otros campos biomédicos que se enfrentan a biopelículas más resistentes a los medicamentos a medida que nos acercamos a una era post-antibiótica», afirma Koo.

«El tratamiento de las biopelículas que se producen en los dientes requiere una gran cantidad de trabajo manual, tanto por parte del consumidor como del profesional«, agrega Steager. «Esperamos mejorar las opciones de tratamiento y reducir la dificultad de la atención».

En investigaciones anteriores, Koo y su equipo han avanzado en la descomposición de la matriz de biofilm con diferentes métodos patentados. De esta forma se ha diseñado una estrategia para emplear nanopartículas que contienen óxido de hierro que funcionan catalíticamente, también activando el peróxido de hidrógeno para liberar radicales libres que matarían las bacterias y destruirían las biopelículas de manera específica.