Según los datos que ha aportado la feria de la salud estadounidense basados en la facturación de 21 millones de reclamaciones médicas y dentales a aseguradoras privadas, los diagnósticos de cáncer oral se incrementaron un 61% desde el año 2011 al 2015.

Entre los diferentes tipos de cáncer, según estos mismos datos, el más común fue el cáncer de garganta,  el segundo más diagnosticado el de lengua. En cuanto a la clasificación por géneros, los hombres fueron los más afectados por esta patología con un 74% de las demandas, en las mujeres la incidencia fue del 26%. El cáncer de garganta y el de lengua además afectan en una mayor proporción a los hombres, que tienen un riesgo mayor de desarrollarlos, pero en el cáncer de encías (neoplasia maligna de las encías) tanto las mujeres como los hombres tienen las mismas probabilidades de padecerlo así como de desarrollar un tumor benigno en principio pero que con el tiempo desemboque en uno maligno.

Factores de riesgo

Consumo excesivo de alcohol: según las autoridades sanitarias el consumo elevado de esta bebida es un factor de riesgo directo para padecer cáncer, especialmente los cánceres orofaríngeos.

Tabaquismo: el tabaco altera el equilibrio bacteriano de la boca y favorece la aparición de la placa dental como han demostrado recientes estudios, y sus componentes nocivos también pueden influir o alterar el ADN de las células.

Virus del papiloma humano (HPV): es la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más común en el mundo conformada por más de 200 virus de los cuales más de 40 se pueden transmitir por la vía sexual. Dentro de estos se catalogan según su riesgo: los de bajo riesgo, que puden provocar tumores benignos o verrugas no genitales; y los de alta peligrosidad, que sí que pueden desembocar en un cáncer. Los estudios recientes han confirmado que los casos de cáncer oral asociados al HPV se han incrementado notablemente y que en los próximos años superarán a los de cuello uterino, que hasta el momento eran los más asociados al HPV.

Edad: según los datos a la edad de los 46 años este tipo de cáncer tiene mucha incidencia, después entre los 56 y los 65 también se ha notado un incremento. A partir de los 65 años disminuyen las tasas.

Su diagnóstico temprano es fundamental, y aunque no es fácil porque los síntomas más característicos suelen darse en etapas muy avanzadas, si se consigue identificarlo en sus fases iniciales, la tasa de supervivencia es de 5 años entre el 80% y el 90% de las ocasiones.

La Asociación Dental Americana (ADA) recomienda como forma de prevención el chequeo rutinario en el dentista y abordar este tema con el especialista para estar informados y concienciados y conocer los factores de riesgo.