Muchas personas duermen con la boca abierta. Lo que habitualmente provoca que respiren por la boca. Esto, que puede parecer algo inofensivo, tiene consecuencias negativas para la salud bucodental. Según un reciente estudio, publicado en la revista especializada Journal of Oral Rehabilitation, las personas que respiran por la boca al dormir tienen un mayor riesgo de tener caries.

El estudio, elaborado por investigadores del Instituto de Investigación Sir John Walsh de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, estudiaron el nivel de pH bucal de 10 voluntarios sanos. Durante cuatro días los participantes en el estudio durmieron, en días alternos, con una pinza en su nariz que les obligaba a respirar por la boca. Los participantes, además, llevaban un aparato, que incluía diferentes dispositivos para medir el pH oral y la temperatura.

Cuando los científicos analizaron las mediciones tomadas durante esas cuatro noches descubrieron que cuando los participantes respiraban por la boca el pH descendía y se volvía más ácido, llegando a valores de hasta 3,6, un dato alarmante ya que los dientes comienzan a desmineralizarse a partir de valores de 5,5. Sin embargo, cuando respiraban por la nariz el valor de pH promedio era 7, es decir, neutro.

Dormir con la boca abierta aumenta el riesgo de sufrir caries.

Dormir con la boca abierta aumenta el riesgo de sufrir caries.

Este estudio ha logrado confirmar que la respiración bucal al dormir puede favorecer la aparición de caries u otras enfermedades bucodentales y, además, la erosión y la desmineralización de los dientes.

No olvides cepillar tus dientes antes de dormir

Este estudio muestra además la importancia de cepillarse los dientes varias veces al día, especialmente antes de dormir. La saliva ayuda a arrastrar los restos de alimentos y bacterias presentes en la boca. Por la noche se produce menos saliva lo que hace que estemos menos protegidos al ataque de las bacterias. Si, además, no has cepillado tus dientes y hay restos de alimentos entre tus dientes, es más fácil que las bacterias se multipliquen lo que puede provoca que haya un mayor riesgo de tener caries así como otras enfermedades bucodentales.

Además de cepillar tus dientes también es recomendable que utilices colutorio e hilo dental, o cepillos interproximales. En muchos casos a pesar de cepillar nuestros dientes no conseguimos eliminar por completo los restos de alimentos debido a que hay zonas de la boca a las cuales el cepillo no puede llagar correctamente. El hilo dental o los cepillos interproximales sí que te permitirán retirar los restos de comida por completo lo que te asegurará un sueño libre del ataque de las caries y despertar con un aliento fresco.