Aunque te pueda parecer que no existen distinciones entre la boca de hombres y mujeres, existen grandes diferencias entre ellos en cuanto a salud oral. Por ejemplo, es posible encontrar diferencias que van desde el diámetro de los dientes hasta la predisposición para algunas enfermedades.

Diferencias entre hombres y mujeres en salud oral

¿Sabes cuáles son las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a salud oral?

Diferencias entre hombres y mujeres

  • Diferencias anatómicas: el diámetro de los dientes masculinos es mayor que el de los dientes femeninos. Esto permite, por ejemplo, ayudar a los odontólogos forenses a detectar si una pieza dental pertenece a un hombre o una mujer.
  • Cepillado: es habitual que las mujeres sean más disciplinadas en cuanto a mantener una rutina de cepillado e higiene bucodental. Aunque los hombres se cuidan cada vez más, las mujeres se cepillan los dientes el doble de veces que ellos, lo que las protege frente a infecciones bucodentales y enfermedades como por ejemplo la periodontitis, una patología que es más prevalente en hombres que en mujeres.
  • Tabaco: debido a su mayor adicción al tabaco, las mujeres tienen más problemas bucodentales derivados de este factor que los hombres.
  • Los cambios en la sociedad: la incorporación de la mujer al mercado laboral, el retraso en la maternidad o los cambios en la dieta hacen que las mujeres tengan una mayor incidencia de caries que los hombres.
  • Cambios en función de la edad: las mujeres mayores son más propensas a perder piezas dentales que los hombres.
  • Cambios hormonales: las salud bucodental de las mujeres se ve más afectada por los cambios hormonales. Durante el embarazo, por ejemplo, las mujer tiene riesgo de sufrir gingivitis del embarazo o granulomas, un tipo de tumoración benigna. Además, debido a la menopausia, también tienen un mayor riesgo de sufrir xerostomía. Este proceso afecta el doble a las mujeres que a los hombres y provoca que se reduzca la producción de saliva. Debido a ello existe un mayor riesgo de que proliferen las bacterias de la cavidad oral y que aumenten las posibilidades de tener halitosis, caries, gingivitis o periodontitis.
    Las mujeres postmenopáusicas, además, tienen un mayor riesgo de sufrir el síndrome de la boca ardiente. La menopausia también aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis. Esta pérdida de masa ósea, que también afecta a los maxilares y al hueso alveolar, puede traer consigo la pérdida de dientes.
  • Prostatitis: la inflamación de la glándula prostática, prostatitis, esta relacionada de manera directa con las enfermedades gingivales ya que se ha demostrado que los hombres que sufren tanto prostatitis como periodontitis tienen niveles de PSA más altos que los que solo sufren una de las dos patologías.

Seas hombre o mujer, no debes saltar tus visitas al dentista. Es recomendable acudir al menos una vez al año para que tu odontólogo revise la salud de tus dientes y descarte cualquier problema bucodental. Además, no olvides cepillar tus dientes después de cada comida, especialmente antes de irte a dormir. Esta es la mejor manera de mantener tus dientes sanos y alejados de cualquier enfermedad bucodental.