Como os hemos contado en anteriores artículos, muchas enfermedades están relacionadas con las enfermedades periodontales. La diabetes, el cáncer oral, la osteoporosis e incluso el cáncer de mama pueden manifestarse a través de problemas bucodentales convirtiendo al dentista en uno de los profesionales que puede detectar diversas patologías a través de una revisión bucal.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, han hallado una relación entre la periodontitis y un mayor riesgo de padecer cáncer de mama en mujeres menopaúsicas, especialmente en las que son o han sido fumadoras.

Las mujeres fumadoras tienen un mayor riesgo

Para su investigación, los científicos hicieron un seguimiento de más de 73.700 mujeres posmenopáusicas que habían participado en el ‘Women’s Health Initiative’, un estudio de larga duración elaborado en Estados Unidos. En ninguna de ellas había sido detectado un tumor anteriormente. El 26,1% de estas tenía una enfermedad periodontal. La incidencia de la periodontitis cambiaba si la mujer era fumadora. Después de 6 años se detectó que 2.124 habían sufrido cáncer de mama. Al cruzar este último dato con los datos sobre si habían sufrido periodontitis descubrieron que el riesgo de padecer cáncer de mama aumentaba en un 14% en las mujeres que tenían enfermedad periodontal.

Las mujeres fumadoras presentan un mayor riesgo

Las mujeres fumadoras presentan un mayor riesgo.

El estudio también detectó el riesgo de los tumores era un 36 % mayor en las mujeres que habían dejado de fumar en los últimos 20 años y sufrían una enfermedad periodontal y de un 32% en el caso de mujeres que seguían fumando en el momento del estudio.

Varias causas que pueden explicar la vinculación

Como explican los investigadores, existen varias causas que pueden ser responsables de la vinculación entre cáncer de mama y enfermedad periodontal. Una de estas causas podría ser que las bacterias presentes en la cavidad bucal pasen al torrente sanguíneo más fácilmente si el paciente tiene las encías inflamadas y/o sangrantes tras cepillarse los dientes o masticar.

El riesgo aumenta en mujeres menopáusicas

El riesgo aumenta en mujeres menopáusicas.

Aunque estas bacterias se pueden eliminan rápidamente, la exposición de los tejidos a ellas puede provocar que estas pasen a la sangre y pueda llegar a ser una de las causas del desarrollo de cáncer de mama. Otra causa posible es que la inflamación de las encías pueda tener impacto en otras enfermedades, como por ejemplo el cáncer de mama.

Un estudio aislado

A pesar de los resultados de su investigación, es vital ser prudente ya que esta es una investigación aislada. El estudio todavía debe profundizar en la vinculación que se ha descubierto para descubrir el porqué de ella. Lo más importante es no descuidar la higiene bucal ni dejar de visitar a nuestro dentista todos los años para revisar completamente el estado de nuestros dientes.

Cuidar nuestra higiene dental, cepillándonos varias veces al día, puede significar protegerlos ante muchas patologías que pueden derivar en enfermedades mucho más graves. Además, también debemos evitar cualquier tipo de hábito perjudicial como es el tabaco, un ‘mal vicio’ que no solo perjudica la salud de nuestra boca, también es uno de los responsables de numerosas enfermedades muy graves.