Los implantes son la primera opción a la hora de reponer un diente que se ha perdido, puesto que no hay que tallar los dientes adyacentes al espacio edéntulo (al hueco).
Además, es más sencillo mantener una higiene correcta  con implantes que con las prótesis tradicionales fijas, los puentes de toda la vida. Has de saber que para que los implantes duren toda la vida es necesario limpiar bien la zona todos los días y hacer revisiones periódicas en el dentista.

Los implantes se sujetan al hueso gracias a la osteointegración, un proceso biológico que ancla el implante firmemente al hueso lo que ayuda que este sea estable y duradero. El implante permite tanto sustituir la pérdida de un diente aislado como de varias ausencias de dientes porque sobre dos implantes se pueden sustituir varias piezas dentales, por ejemplo, y sobre cuatro la totalidad de los dientes de una arcada.

¿La colocación de implantes duele?

Actualmente, el proceso de colocación no tiene porqué generar molestia alguna si la técnica de anestesia y la experiencia del profesional son las adecuadas. Este se lleva a cabo mediante anestesia local, lo que asegura que el paciente no note ningún tipo de dolor durante la intervención.

Al cesar el efecto de la anestesia puede suceder que el paciente tenga pequeñas molestias en la zona. En algunos casos, la encía puede inflamarse ligeramente. Tras la intervención, normalmente se recomiendan pautas medicamentosas a base de antiinflamatorios y analgésicos si existe dolor.

¿Cómo se deben cuidar los implantes?

Al igual que si fueran dientes reales, es necesario cuidar los implantes diariamente para que estos se mantengan en buenas condiciones. Descuidar el estado de los implantes puede hacer que estos fracasen y que lleguen incluso a perderse.

Implante con corona

Implante con corona.

Fumar es el hábito que más perjudica a los implantes, junto a la mala higiene. Si esto no se cumple es frecuente que aparezcan problemas bucodentales como la periimplantitis, una infección que se produce en el área donde está localizado el implante. Si esta no se trata puede provocar tanto la pérdida ósea como su caída.

¿En qué casos no están indicados o incluso contraindicados los implantes?

El uso de implantes no está indicado para todos los casos de pérdida de piezas dentales. Los hábitos de vida o sufrir algún tipo de patología que afecta a la calidad de los huesos pueden hacer que los implantes lleguen incluso a estar contraindicados.

El tabaco influye negativamente en los implantes. Fumar dificulta la osteointegración. Esto hace que el implante no se integre adecuadamente, es decir, que no se fusione con el hueso del maxilar lo que garantiza, en la mayor parte de los casos, que el implante fracase. El alcohol es otro de los factores que puede afectar a la osteointegración debido a que afecta a la densidad ósea y al contacto directo entre el hueso y el implante, lo que hace que los implantes no estén indicados para las personas que sufren alcoholismo.

Los implantes también están contraindicados en personas que sufren periodontitis. Las bacterias que la causan pueden afectar a los implantes aumentando el riesgo de sufrir periimplantitis. Antes de poner un implante es necesario que la periodontitis esté completamente curada. Debido a que esta puede ser crónica, es necesario que las personas que la hayan sufrido acudan a un mayor número de revisiones y extremen su higiene bucodental.

La mala higiene bucodental es una de las causas principales de este tipo de enfermedades periodontales, de ahí que en casos muy extremos de falta de higiene, con la consecuente pérdida de piezas dentales debido a ello, tampoco esté indicado el uso de implantes en estos pacientes.

En pacientes con problemas que afecten a la calidad de los huesos, como la osteoporosis, el uso de implantes tampoco está indicado debido a que este tipo de enfermedades podrían dificultar la osteintegración y el anclaje firme de los implantes al hueso.

Hemos de tener en cuenta que otro factor de riesgo que puede hacer perder un implante es la mala colocación de los dientes, que hace que estos se sobrecarguen y puede llegar al punto de que se muevan y se pierdan, por lo que en numerosas ocasiones se recomienda alinear los dientes primero. Una de las mejores opciones para alinear los dientes de manera cómoda y discreta es la ortodoncia invisible Invisalign. Esta técnica permite solucionar cualquier tipo de malposición dentaria gracias a unos alineadores transparentes. Estos deben quitarse para comer, lo que asegura al paciente el poder mantener su higiene bucodental diaria sin problemas.

A pesar de estas contraindicaciones, el profesional debe valorar en todos los casos si el implante está indicado o no. Si no es posible la colocación de implantes existen otras alternativas, tanto fijas como móviles, que podrán solucionar esa falta de piezas dentales.