Con el ritmo de vida actual en ocasiones se pone en un segundo plano tareas como la visita al dentista, que según los especialistas es recomendable acudir cada 6 meses para comprobar el estado de nuestra salud oral. Gracias a las nuevas tecnologías y a un estudio de la Universidad del Pacífico acudir a la consulta puede realizarse desde cualquier lugar.

La universidad lleva inmersa en un ensayo desde hace 6 años que trata de implantar clínicas dentales virtuales, a este sistema lo han denominado ‘teledentistry’. Gracias a este nuevo tipo de clínica, ya no es necesario que los pacientes se trasladen físicamente a la consulta, sino que es posible que los profesionales les traten desde la escuela, el hogar de ancianos, centros de atención…. Y un amplio etcétera. Este sistema pone en contacto a los higienistas dentales formados de cada comunidad con los dentistas en las oficinas. Hasta el momento ‘teledentistry’ se ha utilizado en varias escuelas, centros de mayores y centros de personas con discapacidad de California, y los estados de Oregon, Hawai y Colorado también están empezando a implantarlo.

Estas nuevas clínicas virtuales instauradas en diferentes puntos han tratado a más de 3.000 pacientes desde el año 2010. Su funcionamiento es sencillo, los higienistas dentales formados de cada localidad tratan los problemas como limpiezas, barnices de flúor, poner selladores…y recolectan todos los datos para posteriormente enviárselos a la consulta del dentista, quién los evaluará en profundidad. Según las estadísticas tan solo un tercio de todos los pacientes necesitan un tratamiento especial del dentista que va más allá de las competencias del higienista dental.

Los resultados del experimento mostraron que este sistema es altamente eficaz no solo en lograr que los pacientes sean menos reacios en acudir a una consulta, sino que también ayuda en la prevención y educación de la salud oral. Los expertos resaltan que este tipo de clínicas instauradas en las escuelas permite informar mejor a los alumnos de las pautas que deben seguir para tener una higiene bucal correcta y que además no pierden tantas horas lectivas al no tener que desplazarse lejos para solucionar cualquier problema. En los centros de ancianos y de personas con discapacidad pasa lo mismo, se acercan los cuidados orales a un colectivo que de otra manera es posible que no acudan a todas las revisiones dentales que deberían.