La vitamina D, conocida también como la vitamina del Sol, es una de las más esenciales para nuestro organismo ya que ayuda a fijar el calcio y el fósforo, dos elementos fundamentales para nuestra salud en general y para la fortaleza de los dientes en particular. La carencia de esta vitamina puede traer graves consecuencias para la salud como el raquitismo, que afecta directamente a los huesos y cartílagos del cuerpo deformándolos.

Según diversos estudios la carencia de esta vitamina también afecta de otras formas aumentando el riesgo de sufrir diabetes, artritis o algunos tipos de cáncer, entre otros. La salud oral también es uno de los factores que puede verse mermado si no disponemos de la vitamina D necesaria según explica un estudio de la Facultad de Odontología de Puerto Rico.

Los investigadores analizaron 24 casos de personas con periodontitis moderada o grave entre 35 y 64 años de edad considerando también los parámetros de sexo e índice de masa corporal (IMC) y se compararon con otro grupo de control de 24 personas con una buena salud periodontal. Los sujetos del estudio tuvieron que rellenar un cuestionario sociodemográfico, someterse a un examen periodontal y por último proporcionar muestras de sangre para comprobar los niveles de vitamina D.

Los resultados del trabajo mostraron que los niveles notablemente más bajos de esta vitamina estaban asociados a los casos de periodontitis, por lo que según concluyen los científicos existe un vínculo entre la falta de la vitamina D y la periodontitis.

Incrementar los niveles de vitamina D

Otro informe de un grupo de nutricionistas del Reino Unido alertó hace poco de que es necesario triplicar los niveles de vitamina D ya que según sus datos una de cada cinco personas de la región tiene este déficit.

El Sol nos proporciona la mayoría de vitamina D necesaria, pero en ocasiones no es suficiente, bien porque la exposición al sol sea mínima, bien porque la piel sea demasiado oscura y se sintetiza diferente… pero el sol no es la única fuente de vitamina D. La alimentación también puede proporcionarnos este componente, ¿qué alimentos? El huevo, el pescado, el aceite de hígado de pescado, los cereales, los productos lácteos y las ostras son los que más vitamina D nos aportan.