Llevar una dieta equilibrada es muy importante para mantener una buena salud. La alimentación también es vital para mantener una buena salud bucodental. Existen muchos alimentos que, además, nos ayudan a cuidar nuestros dientes. Uno de ellos son los arándanos.

Estas pequeñas bayas azuladas se caracterizan por su bajo valor calórico y su contenido bajo en azúcares. Además, aportan gran cantidad de antioxidantes y polifenoles. Estos antioxidantes, además, tienen una acción antibacteriana y antiinflamatoria, dos propiedades que pueden ser de gran ayuda ante dos enfermedades bucodentales: la gingivitis y la periodontitis, dos enfermedades que afectan a las encías.

La gingivitis se produce cuando las bacterias presentes en la cavidad bucodental forman biopelículas, o placas, sobre los dientes. Si esta placa no se trata se transforma en sarro y provoca la inflamación de las encías. Si la gingivitis no se trata puede causar una enfermedad más grave, la periodontitis, para la cual es habitual el uso de antibióticos para poder tratarla debido a que es una infección.

Los polifenoles de los arándanos y su acción antibacterias

Además de recurrir a los antibióticos también es posible incentivar el consumo de arándanos para contrarrestar estas enfermedades. Un grupo de científicos de la Universidad de Laval, en Canadá, ha descubierto que la ingesta de arándanos podría ayudar a evitar la formación de placa dental. Según su estudio, publicado en la revista especializada “Journal of Agricultural and Food Chemisty”, los polifenoles presentes en los arándanos son capaces de actuar contra las bacterias que causan la periodontitis, en concreto la ‘nucleatum Fusobacterium’.

Los arándanos tienen propiedades antibacterianas.

Los arándanos tienen propiedades antibacterianas.

Los investigadores utilizaron extractos de arándanos salvaje para luchar contra la bacteria. Gracias a esa prueba determinaron que los extractos ricos en polifenoles consiguieron inhibir el crecimiento de ‘F. Nucleatum’ y, además, también eliminaron su capacidad para formar las biopelículas que causan la placa dental, bloqueando así una vía molecular que está implicada en la inflamación de las encías. El equipo está desarrollando un dispositivo que sea capaz de liberar ese extracto de arándano para ayudar así a tratar la gingivitis y la periodontitis.

La gingivitis y la periodontitis son dos patologías muy frecuentes en adultos. En ambos caso es necesaria la intervención del dentista para poder solucionarlas. Su sufres gingivitis será necesario que te sometas a una limpieza dental profesional completa para así conseguir eliminar toda la placa y el sarro.

En el caso de la periodontitis, además del uso de antibióticos, es necesario que tu dentista lleve a cabo un raspado y alisado radicular, un tratamiento que conseguirá eliminar las bacterias, la placa y el sarro presentes en las bolsas periodontales.

En ambos casos, al finalizar el tratamiento es necesario mantener una correcta higiene bucodental cepillándose los dientes después de cada comida. Además, también es recomendable el uso de hilo dental y el irrigador bucal para mantener la boca completamente limpia y libre de bacterias perjudiciales.