En los últimos años la ortodoncia invisible ha ido cosechando un enorme éxito y cada vez son más los pacientes que se decantan por esta elección cuando se tienen que someter a un tratamiento de ortodoncia para alinear sus dientes. El crecimiento de este tipo de ortodoncia está muy lejos de estancarse, según el estudio de Market Research este mercado aumentará un 12,16% cada año entre 2016 y 2021 gracias a los resultados tan satisfactorios que proporciona, a la comodidad que supone y también, en parte, al aumento de la preocupación por la estética y la salud dental.

Invisalign es una de las marcas más solicitadas y exitosas de ortodoncia invisible que garantiza unos tratamientos totalmente personalizados y con garantías a los pacientes. Prácticamente cualquier problema de alineación dentaria como apiñamientos, sobremordidas, arcadas estrechas, dientes rotados, líneas medias desviadas, mordida cruzada…y un amplio etcétera pueden solucionarse a la perfección mediante Invisalign y un ortodoncista que conozca a fondo esta técnica y cómo llevarla a cabo.

Cuando existe un problema complejo que requiere de un tratamiento con una duración aproximada de entre 15 y 24 meses (los problemas más leves pueden solucionarse entre 3 y 7 meses), Invisalign Full es el tratamiento ideado para ello en el que no existe un número determinado de alineadores (aligners), de modo que el especialista pueda planificar la cantidad de alineadores que el considere necesarios para conseguir los objetivos, sin límites.

Imagen intraoral antes y después de utilizar Invisalign Teen

Visión intraoral de la dentadura de la paciente antes y después de utilizar Invisalign Teen

Cómo funciona

Al igual que el resto de opciones como Invisalign Teen o Invisalign Lite, el primer paso es un estudio en profundidad de la boca del paciente mediante el escáner iTero y el software Clincheck, que permiten obtener imágenes en 3D al momento de la dentadura del paciente en la pantalla del ordenador para que el experto planifique los movimientos de los dientes y las fuerzas que hay que ejercer. Tras el plan diseñado este sistema también permite que el paciente compruebe de antemano como va a quedar su sonrisa al finalizar el tratamiento, algo que ayuda a que se implique más y lo lleve con entusiasmo. A continuación el odontólogo envía a la información a los técnicos de Invisalign y estos fabricarán los alineadores a medida para el paciente según las indicaciones del odontólogo.

Una vez acabado este proceso comenzarán a llevarse los alineadores que se irán cambiando aproximadamente cada dos semanas y que, de forma prácticamente indolora, irán solucionando poco a poco los problemas de malposición.

Encuentra un profesional experimentado

Además de las múltiples ventajas que ofrece Invisalign como los alineadores invisibles que hacen que prácticamente nadie nota que lleves ortodoncia, la comodidad que supone que sean extraíbles y se puedan quitar para comer o cepillarse los dientes y la total personalización de cada tratamiento, es imprescindible acudir a un experto en esta técnica que haya sido formado en ella y esté acreditado por Align Technology (empresa fabricante) para ello. El doctor Iván Malagón es un experto en dicha técnica avalado con más de 1.400 casos de éxito y condecorado con el título Diamond Doctor, máxima categoría internacional de Invisalign y único dentista español en lograrlo en todas sus ediciones.