El tabaco es uno de los vicios más nocivos para el organismo  responsable de un 30% de todas las muertes por cáncer según manifiestan las autoridades sanitarias. Se asocia generalmente con el hábito de fumar, pero no es la única manera de “tomar” tabaco, existen multitud de productos como parches, chicles, tabaco para mascar…y un amplio etcétera de productos denominados “tabaco sin humo”, que se trata de tabaco que no se quema.

Según ha informado el Centro de Investigación Toxicológica de EEUU se han encontrado en este tipo de productos varias especies de bacterias saprófitas, un tipo de microorganismo que aprovecha las situaciones de inmunosupresión en los seres humanos (defensas bajas) para causar infecciones oportunistas. Entre las que se han hallado destacan Bacillus licheniformis y Bacillus pumilus, dos microorganismos que causan la inflamación de los pulmones, y varias especies de Bacillus, epidermidis Stapphylococcus y cepas de Staphylococcus hominis, que según los investigadores provocan la formación de carcinógenos.

Las múltiples bacterias que han encontrado, además de los daños mencionados también causan vómitos y diarreas, y muchas de ellas sueltan una toxina que en grandes cantidades puede producir alguna enfermedad.

Este tipo de productos afectan especialmente a la boca ya que la mayoría están diseñados para masticar, lo que implica que estén en contacto con las mucosas orales durante un tiempo muy prolongado para que vaya liberando la nicotina poco a poco. Como hemos comentado en otros artículos sobre el tabaco, estos componentes dañan la boca y ayudan en la formación de la placa dental y provocan que las encías no estén lo suficientemente oxigenadas. Todo esto favorece la aparición de la gingivitis y otros problemas orales que se tornan en una puerta de entrada de las bacterias al torrente sanguíneo, lo que permite a todas estas bacterias viajar a cualquier parte del organismo provocando en algunas ocasiones graves consecuencias. En este sentido se ha comprobado que especies de estafilococos presentes en los productos de tabaco sin humo son la causa de las infecciones de las válvulas de corazón, es decir, que pueden provocar enfermedades cardiovasculares.

Según los datos más de 8 millones de estadounidenses utilizan estos productos del tabaco, pero apenas hay estudios sobre las bacterias que hay en ellos y las consecuencias que puede tener sobre la salud, por ello los investigadores del centro pretenden profundizar más en ello para dar un perfil más completo.