La alimentación es un elemento fundamental para la salud de nuestro organismo y también para la de nuestros dientes. Es importante conocer qué alimentos ayudan a cuidar mejor nuestra salud bucal y qué beneficios nos aportan:

Queso: los lácteos siempre son una buena opción ya que contienen altas cantidades de calcio, un elemento fundamental para la fortaleza de los dientes y de los huesos.  Pero el queso tiene beneficios extra dentro de los lácteos. Según un estudio reciente, este alimento ayuda a protegernos de las caries gracias al aumento del ph que se comprobó que genera. Si el ph es demasiado ácido, las bacterias encuentran el caldo de cultivo perfecto para proliferar y generar caries. Además algunos de sus componentes más saludables se adhieren a los dientes ofreciendo una doble protección frente a las caries.

Fresas: son unas de las frutas más completas y beneficiosas para nuestra salud bucal además de estar riquísimas. Contienen xilitol, un elemento que ataca a las bacterias orales responsables la placa dental. Esta fruta también tiene un efecto remineralizador del esmalte y previene su deterioro además de estimular la circulación en las encías, por lo que las fresas ayudan a que nuestra dentadura se vea con un aspecto limpio y saludable. Su aporte vitamínico también es otro punto a su favor ya que contienen vitamina A, E y C junto con nutrientes como el fósforo, el ácido fólico y la fibra.

Arándanos: esta fruta posee una alta cantidad de antioxidantes y polifenoles que le brindan un poder antibacteriano y antiinflamatorio, algo idóneo para prevenir la gingivitis y la enfermedad periodontal (periodontitis). La capacidad antibacteriana que posee, además de proteger frente a las caries, también previene la formación de la placa dental.

Huevo: este alimento es una gran fuente de proteínas esenciales que brindan protección frente a los ácidos de las bacterias que provocan las caries. Otro componente esencial del huevo es el fósforo, un elemento primordial para la fijación del calcio, pues sin él, por mucho calcio que se ingiera, no se fijará bien a los huesos y a los dientes. Contiene vitamina D, otro elemento importantísimo ya que ayuda a la absorción en el organismo tanto del calcio como del fósforo. Además cuenta con las vitaminas A, B2 y B12, imprenscindibles en la formación de las células, del funcionamiento del sistema inmune, del cerebro y de la salud e la piel y de los ojos.

Infusiones: el té verde es una de las mejores infusiones que puedes tomar para cuidar al máximo tu salud bucodental. Gracias a la catechina, uno de los antioxidantes que contiene, ayuda a evitar la inflamación de las encías, lo que previene la aparición de enfermedades orales más graves como la gingivitis y la periodontitis. Un estudio realizado en Japón comprobó los beneficios orales que conlleva la toma de este tipo de té de forma habitual, y es que según los resultados, las personas que toman varias tazas al día poseían una mayor salud bucal que las que no.