La apnea obstructiva del sueño (AOS) es un trastorno que se produce al detenerse la respiración mientras se duerme. Ocurre debido a una relajación excesiva de los músculos que mantienen abiertas las vías respiratorias o por una obstrucción de estas. Entre otros problemas que causa este trastorno, se encuentra la hipertensión arterial o la disfunción endotelial, complicaciones que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿Qué puede hacer tu dentista en estos casos? De primeras parece que nada, pero puede ayudar más de lo que piensas:

Un grupo de investigadores franceses ha llevado a cabo un estudio para intentar dar solución a la AOS con un método más cómodo que los empleados hasta ahora, y según su trabajo la clave podría estar en utilizar unos aparatos bucales que ocasionan el movimiento de la mandíbula inferior hacia adelante.

En dicho estudio participaron 150 personas a las que se les dio un dispositivo de avance mandibular (MAD), o lo que es lo mismo, un falso aparato oral. Al utilizarlo comprobaron que mejoraron notablemente los ronquidos, la fatiga, los episodios de apnea y la somnolencia, pero la disfunción endotelial, por desgracia, siguió sin mostrar mejoría alguna. Por ello los expertos piden investigaciones más en profundidad para poder determinar mejor si la terapia MAD tiene algún factor positivo en la disfunción endotelial y poder prevenir enfermedades cardiovasculares.

El bruxismo también afecta a la calidad del sueño

Otro trastorno que afecta muchísimo al descanso es el bruxismo, ese rechinar o apretar en exceso de forma involuntaria mientras dormimos. Este problema causa, además de descansar mal, dolor mandibular y mucho desgaste dental. Una de sus principales causas es el estrés, pero una dentadura mal alineada también genera este tipo de problemas. La mala posición ocasiona que no se realice bien el funcionamiento de la mandíbula al abrir y cerrar. El uso de la ortodoncia para alinear los dientes es la mejor solución.