En esta publicación mostramos fotografías de inicio y fin de un paciente periodontal severo con grandes pérdidas verticales de encía y hueso alveolar. Además, el paciente tiene una mala higiene de manera que tiende a acumular mucho sarro, y está generando edema y eritema gingival (inflamación y sangrado de encías).

Desarrollo

Una vez tratada la enfermedad periodontal, se procede a la planificación del tratamiento usando la técnica Invisalign. Con alineadores transparentes tenemos la posibilidad de cerrar estos grandes diastemas que el paciente tiene de canino a canino superior e inferior, y no solamente de cerrar los diastemas si no de al menos mantener la sobremordida anterior (una mala biomecánica provocaría un aumento de la sobremordida, con las consecuencias que ello tendría a nivel de pérdida de encías y sobrecarga de las articulaciones temporo-mandibulares).

Lograr una adecuada nivelación de ambas arcadas, evitando aumentar la curva de Spee durante el tratamiento de ortodoncia, es absolutamente imprescindible, sobre todo en pacientes periodontales, teniendo en cuenta que estos han tenido una pérdida de soporte importante y que incrementar la sobremordida anterior seria fatídico para la supervivencia del sistema periodontal, así como para las articulaciones temporomandibulares porque evidentemente el paciente durante las guías excéntricas y durante la guía protusiva, vería sobrecargado muchísimo más todos los tejidos de soporte.

Objetivos

El éxito de este caso está en cerrar los diastemas. Mantener la sobremordida anterior y lograr los torques adecuados. Exactamente iguales de incisivo lateral a incisivo lateral superior e inferior. Así, esta guía protusiva no se vea sobrecargada y así darle estabilidad al caso con unos adecuados puntos de contacto.

En este caso la lengua no era macroglósica. Era el maxilar y la mandíbula que se encontraban coordinadas. Y estaban a la vez comprimidas simétricamente. De manera que esta compresión restaba espacio a la lengua que encontraba una zona de menor resistencia a nivel anterior. Para seguir abanicando los incisivos. En el momento en el que conseguimos una adecuada dimensión transversal, la lengua se posicionó adecuadamente. Al final del tratamiento de ortodoncia, con un adecuado protocolo de de mantenimiento y retención, conseguimos que los resultados sean estables a medio y largo plazo.