Un ejemplo más de que se puede tratar cualquier tipo de maloclusión o malposición dentaria con alineadores transparentes invisalign, es este caso. En el cuál faltaba mucho espacio para el canino superior del lado derecho.

Y presentaba una mordida cruzada anterior del incisivo lateral del lado derecho. Las líneas medias estaban desviadas, concretamente la línea media superior estaba desviada hacia el lado derecho. Ocupando parte del espacio del lateral y del canino.

 

Esto había sido provocado por una hipertonía muscular facial que había provocado la compresión dentoalveolar bilateral simétrica de los dientes del maxilar a nivel posterior. De manera que los premolares y los molares al inicio del tratamiento sufrían un torque radículo palatino. Este estaba generando que cuando los dientes entraban en contacto recibían cargas excesivas. El ligamento periodontal no estaba soportando esas cargas y las estaba transmitiendo a los tejidos periodontales de soporte. Como son el hueso alveolar y la encía. Estos se estaban perdiendo, por un lado reabsorbiéndose el hueso alveolar y por otro retrayéndose, siguiendo dicha reabsorción, la encía. Además por la inclinación que tenían los premolares y los molares al entrar en contacto con los dientes antagonistas, se estaban produciendo unas flexiones. Al nivel del cuello de los dientes causando diferentes abfracciones.

Resultados eficientes

Podemos ver que en el resultado final no solamente está centrada la línea media superior con la inferior, sino que además hemos saltado la mordida cruzada que existía, y hemos logrado espacio para recolocar el canino superior del lado derecho en una correcta posición. Hemos nivelado perfectamente estos caninos, además de haber dado el torque radículo vestibular a los sectores posteriores. Si observamos los tejidos blandos, las encías se han recuperado incluso. Ya que al recibir las cargas adecuadas la consistencia y la arquitectura de la encía se adapta a una posición más cómoda. Llegando a recuperar parte del tejido perdido al inicio del tratamiento.

También hemos logrado unas correctas proporciones. Una adecuada simetría que nos asegura durabilidad del sistema porque las cargas estarán distribuidas axialmente. Desde el primer hasta el último diente. De forma que no solamente hemos mejorado la estética del paciente, consiguiendo una armonía, sino que además le hemos dado muchos años de vida a sus dientes. Ese es el valor añadido de un tratamiento de ortodoncia y de un profesional que busca la excelencia y mira por la salud de sus pacientes.